Sitio en español dedicado a Invasor Zim y otras obras de Jhonen Vasquez
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Creepypasta: The Holders

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Rotten.n
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 05/01/2011

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Mar Ago 30, 2011 7:04 pm

No tengo absolutamente nada que hacer, del 71 al 75...


-The Holder of the Sky (El Holder del Cielo)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación que puedas llegar. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder del cielo". La recepcionista ignorará tu existencia completamente, y tu caerás al piso. Despertarás en un torrente de lluvia sin sonido, el silencio será insoportable, y no habrá nada a tu alrededor, caminarás sobre aire sólido en medio de la tempestad.

En el silencio, una enorme masa de gente vestida completamente de negro, aparecerá y empezará a aproximarse a ti. no tengas miedo. Quítate la camisa y envuélvela en tu mano, luego camina hacia ellos. No hables. Cuando estés cerca, extiende tu brazo hacia adelante y haz a un lado a cualquiera que este en tu camino, si tu piel hace contacto a cualquiera de ellos, el silencio se romperá y tu serás visible para ellos, y eso significa tu fin.

Atravesando la multitud, verás a un hombre con traje escarlata, que será el único que permanece de pie inmóvil, y el único que puede verte. Los demás, aún sin poder verte, formarán un círculo al rededor del hombre y tú. Quédate de pie y espera, Una vez que el hombre alce su mano, debes romper el silencio inmediatamente: "¿Cuántos se perderán cuando se reúnan?"

Todos los hombres se detendrá y rítmicamente te mirarán, todos ellos, observando cada uno de tus movimientos. Una vez que ellos te estén observando, debes preguntar: "¿Y cuántos estarán allí para luchar?"

Ellos se reirán. Todos, excepto el de la capa roja. Sus carcajadas resonarán en todo el espacio en el que estás, pero tu no debes ceder, sigue preguntando: "¿Y cuántos estarán allí para luchar?". Su risa crecerá y ellos comenzarán a desaparecer. Una vez que todos, excepto el de la capa, desaparezcan, hazle una última pregunta: "¿Dónde vamos a estar a salvo de ellos?" .

El hombre se doblará delante de ti y se desvanecerá, la única cosa que queda, será su capa color escarlata.

Esta capa es el objeto 71 de 538. Cuando vuelvas nuevamente a este lugar, será el único lugar en el que estés a salvo cuando los objetos se junten


-The holder of the Sanity (El Holder de la Cordura)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación a la que puedas llegar por ti mismo. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder de la Cordura". La recepcionista te mirará extrañamente, pero debes repetir la misma pregunta, y nada mas. Eventualmente, ella llamará a un "doctor" y serás llevado a la fuerza a una sala, en el último rincón de la institución. Ten cuidado, porque después de este momento, no hay vuelta atrás, y si deseas salir, dile al doctor que lo sientes, que a lo mejor, no tomaste tu medicamento ese día, y márchate. Corre lo más lejos que puedas, fuera de los límites de la ciudad, fuera de los límites del país, para los cobardes no hay salvación si son encontrados. Si continúas, te pondrán una camisa de fuerza y te encerrarán en una habitación acolchada.

Después de unos días que parecen meses, comenzarás a escuchar voces. Cientos de voces, todas hablando de cómo sus vidas fueron arruinadas. Sus historias pueden volverte loco, y tendrías que permanecer allí por toda la eternidad. En tu cuarto de seguridad, no hay muerte, solo tortura. Si las voces dejan de hablar, cierra los ojos con fuerza, y grita a todo pulmón, " no voy a compartir sus historias". Si las voces no se reanudan, ora para que el dolor de lo que se viene, no sea tan malo, sin embargo, es poco probable que no lo sea.

Si las voces continúan hablando, solo debes escuchar la historia de la voz que habla del mismo hospital donde estas. Abre los ojos. No estás más en tu celda, pero todavía tienes la camisa de fuerza. Estarás en lo que parece ser un vacío infinito, lo único que te separa de la nada es una caja de cristal.

Un hombre aparecerá frente a ti, y te dirá si tienes algo que preguntarle. Responderá a una, y sólo una pregunta. Debes preguntar: "¿Qué los llevó a la locura?" Él te explicará, con los detalles más horribles, de la vida y la muerte de ellos. Durante su respuesta, un punto negro grande parecerá que se mueve a través del vacío, pero no debes centrar tu mirada en el, porque el hacer esto, ocasionará que se rompa la caja de vidrio en la que estás, dejándote caer en el vacío por toda la eternidad.

Una vez que el hombre termine su historia, te quitará la camisa de fuerza y se despedirá. Te encontrarás de pie fuera de la institución, sosteniendo la camisa de fuerza.

La camisa de fuerza es el objeto 72 de 538. Sólo puedes rezar para que nunca la uses de nuevo.


-The Holder of Triumph (El Holder del Triunfo)

En cualquier ciudad, en cualquier país, entrar en cualquier biblioteca que encuentres. Pide a la bibliotecaria en la recepción por ver al Holder del Triunfo. Ella levantará una ceja, como si te juzgara, pero, no obstante, te llevará dentro de la biblioteca.

Verás una puerta en el ala sureste del edificio que podrías jurar que te llevará a fuera. La bibliotecaria se detendrá ante dicha puerta y llamará 3 veces. Una voz con un sonido similar a dos hojas de papel que se rozan entre sí. preguntará: "Seguro estas, de que el triunfo te espera al final?" Debes contestar "De hecho, No fracasaré". Dí esto antes de que la bibliotecario responda que eres un fracaso. Si hace esto, tu alma será aplastada bajo el peso de tu propio fracaso y ella se dará un festín con tu carne, mientras lloras tu pérdida.

Si respondes a tiempo (y con la confianza suficiente) la bibliotecaria silbará, y sacará una daga. NO LA ATAQUES, pues su fuerza y velocidad están más allá del entendimiento. Te entregará la daga y abrirá la puerta, murmurando maldiciones al pasar.

El camino está bien iluminado, sin final a la vista. Espejos se alinean en el camino, reflejando cada victoria, el bien y el mal, desde antes del inicio de los tiempos. Mirar cualquiera de estos espejos es fallar.

El camino se extiende más allá del tiempo, y tu debes seguir. Después de lo que parece una eternidad de caminar, una gran puerta de acero aparecerá. Una voz te invita a acercarte. Mantén tu mente libre de dudas. Debes estar seguro de tu triunfo, si no quieres que tu alma se separe de ti y seas torturado por toda la eternidad.

Avanza a la puerta y llama 7 veces. Si la voz que te responde, denota fracaso, el horror que verás, te obligará a cortar tu propia garganta con la daga. Si no hay respuesta, entra.

La habitación está oscura. La impenetrable oscuridad es casi tangible. Haz la pregunta: "¿Qué pasará cuando él triunfe?" La habitación se iluminará revelando una figura desnuda de gran altura, y el físico de un Adonis, cada característica, brillando en perfección excepto que no tiene cara. Se levantará y se volverá hacia usted.

Pregunte de nuevo, "¿Qué pasará cuando él triunfe?"

La figura levantará su cabeza bruscamente a la derecha e inmediatamente se lanzará sobre ti. NO RETROCEDAS, o te golpeará hasta la muerte y se alimentará de tu cordura. En cambio, responde a su ataque. Pero te advierto que debes atacar con ferocidad o perderás, con toda seguridad.

No debes matarlo, sólo incapacitarlo. Él hablará directamente en tu mente: "Con vuestra perseverancia bastará". No le agradezcas, en lugar de eso, grita: "LO PREGUNTARÉ POR TERCERA Y ULTIMA VEZ!, ¿QUÉ PASARÁ CUANDO ÉL TRIUNFE?" La figura va a gritar ahora, el sonido amenazará con reventar tu mente, y responderá con lujo de detalles, sobre el fin de los tiempos, cuando Él llegue. Apuñala a la figura en la garganta y quita su cabeza. Su cabeza te servirá como trofeo, un símbolo de tu triunfo.

Este trofeo es el objeto 73 de 538. Él sabe quién eres. Disfruta en su triunfo, cuando llegue el momento.


-The Holder of the Mark (El Holder de la Marca)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que puedas llegar. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder de la marca". La expresión del trabajador se congelará, como si estuviera esperando este momento desde hace mucho tiempo y temiera que llegara a suceder. Él tartamudeará, y te dirá que no existe tal hombre en esa institución, pero se insistente. El muy pronto cederá, y luego de mirar al rededor, por si alguien lo observa, te hará señas para que lo sigas.

Te guiará por corredores de tamaño cada vez menor, hasta que finalmente, tendrán que agacharse para avanzar. Te señalará una puerta al final de un pasillo tan pequeño que tienes que arrastrarte para llegar a ella. Será perfectamente normal, excepto por un gran signo de exclamación en el centro y un signo de interrogación más pequeño en el pomo de la puerta. Esta es tu última oportunidad para volver, y si tienes el menor atisbo de duda, recomiendo que lo hagas. Si tu voluntad es fuerte, abre la puerta y entra

Entrarás en un salón adornado, cubierto de murales que representan famosos dictadores y asesinos históricos, los carniceros, los violadores y los asesinos en serie. No te detengas en ellos, pues las almas de estas personas residen en esas fotos y el odio retorcido que tuvieron en vida, ha crecido en su muerte, esperando alcanzarte y despedazarte miembro a miembro, deleitándose con tu muerte lenta y dolorosa.

Cuando finalmente, llegues al final de la sala, habrá una pequeña caja de madera, dentro de ella habrá una insignia, una marca vieja y desgastada. Sentirás un cosquilleo fuerte subiendo tu columna vertebral, mientras observas la insignia. Luego, escucharás una voz que te dirá: "Bonito, ¿verdad?" Debes responder: "Como la luna llena". Si no está satisfecho con tu respuesta, ruega que no te haga uno de sus cuadros y, por tanto, sufrir una muerte sin dolor.

Si está satisfecho con tu respuesta, dirá: "Haga la pregunta".

Debes decir exactamente "¿Cómo podemos destruirlos?"

Él se reíra y dirá que no lo sabe, pero luego, simplemente dirá: "Usted está obligado a pensar en algo".

A continuación, despertarás en el baño más cercano, sentirás en el ojo un dolor insoportable. A medida que el dolor disminuya,verás que tu pupila ha adoptado ahora la forma de la marca en la caja que viste en la habitación.

Esa marca es el objeto 74 de 538. Ella te permitirá contemplar la última verdad.


-The Holder of the chance (El Holder del Azar)

En cualquier ciudad, en cualquier país, busca una escuela o institución educativa. Al llegar a la recepción, pide ver a una persona que se hace llamar "El Holder del azar». Si la secretaria demuestra algún signo de miedo, repite tu solicitud, sin arrepentimientos. Eventualmente, tu perseverancia dará sus frutos, y serás dirigido a un salón abandonado en un ala cerrada de la escuela. Recortes de cinta policial y trazos de tiza en el suelo, la puerta será cerrada cuando entres, antes que puedas hacer cualquier pregunta. En este punto debes elegir uno de los treinta escritorios que hay en el salón, siéntate y espera. Sólo en uno de estos escritorios estarás a salvo y no perderás la vida, aconsejarte que elijas sabiamente, serviría de poco, ya que no hay manera de saber cuál es, hasta que sea demasiado tarde. Tras una corta espera, empezarás a escuchar cosas, niños riendo, charlas, ronquidos ocasionales, pero estos no son más que ecos, ecos de tiempos en los que ese salón dio acogida a tortuosas tareas y pruebas sorpresa.

Mientras esperas, el sonido poco a poco va a cambiar. Donde una vez hubo risas y charlas, ahora habrá gritos de agonía y aullidos de desesperación. Las sombras de la horrible historia del salón de clases, comenzará a tomar forma a tu alrededor. No temas a las sombras, ya que son inofensivas. Sin embargo, la bestia en la que pueden convertirse, no lo es. A medida que la espera continúa, las sombras se volverán más numerosas y la historia del salón de clases se te mostrará con detalle cada vez más grotesco. Esta parte ha llevado a muchos hombres a un ataque de llanto, y más aún de locura. En caso de que llegues al final de esta visión macabra con tu salud mental intacta, sabrás si has elegido sabiamente. Si elegiste de forma incorrecta, las sombras van a tomar forma. Son burlas horribles de lo que eran en vida. No podrás escapar de esta habitación ahora. Ellos te desgarrarán la piel muy lentamente, deleitándose en infligir el dolor que han sufrido en otro tiempo. Te tomará días, incluso semanas, morir. El único consuelo que tienes es que es muy probable que pierdas la cordura después de las primeras horas.

Si tuviste suerte y elegiste el escritorio correcto, las sombras se reunirán alrededor de tuyo, fundiéndose en una masa oscura. Cuando desaparezcan, te encontrarás en el casino más lujoso que puedas imaginar. Poblado por los que han jugado tanto que su carne, desde hace mucho tiempo se pudrió (No pueden morir, la muerte no entra en este casino) y aún así juegan con la esperanza de obtener su libertad. El casino no tiene más que dos salidas. Una lleva a un terreno baldío donde habitan bestias errantes, y no espera nada más que muerte segura. El costo de pasar a través de esta puerta es de cuatro monedas de plata. La otra puerta te llevará a lo que buscas, y es la única oportunidad de que te vayas con vida. El costo de pasar a través de esta puerta es de cinco monedas de oro. En tu mano, tendrás una sola moneda de plata. No la pierdas. No puedes tener menos de esta moneda el tiempo en que estás en este casino. Un letrero cercano te dirá que tres monedas de plata equivalen a una de oro. Debes jugar si no quieres quedar atrapado aquí para siempre, pero recuerda el dicho del jefe del casino: "No puedes vencer a la casa."

Casi todos los juegos son manipulados a favor de la casa y lo único que podría hacerte ganar es el azar, lo cual solo te engañará y confundirá más. Las probabilidades no están, definitivamente, a tu favor. Si empiezas a ganar, ten cuidado de mantener tu fortuna en secreto tanto como te sea posible, los condenados a tu alrededor no han tenido tanta suerte. Ten en cuenta que no puedes morir en este lugar y esto inspirará en ellos un ataque de odio celoso, arrancando grandes trozos de carne de tu cuerpo hasta que sus celos se apaguen y su sed de sangre quede saciada.

Si, contra toda probabilidad, te las arreglas para reunir los cinco monedas de oro y entrar por la puerta sin ser molestado por los otros jugadores, te encontrarás en un ascensor. Que te llevará a una oficina aún más opulenta que el casino. Detrás de un escritorio en el otro extremo de la sala encontrarás una figura esquelética, vestida con el mejor traje que jamás hayas visto. Acercarte a la mesa y de pie ante ella, has solo una pregunta: "¿Tiramos los dados?" Asentirá y sacará un par de dados de su chaqueta. Si pierdes, el esqueleto sonreirá, y tu tomarás su lugar, a la espera de miles de años hasta que el siguiente buscador tenga tanta suerte como para llegar a tu nueva morada. Si ganas, sin embargo, escucharás un gemido que desentona con la magia del lugar. La muerte finalmente entrará en el casino, concediendo a los miserables jugadores el descanso que durante tanto tiempo se les ha negado. A medida que el casino se desintegra a tu alrededor, debes permanecer de pie. Con la fe de que no te llevara consigo, pero si lo hace, no hay ningún ser en este mundo que pueda decir lo que te va a pasar. Si no eres llevado, volverás a aparecer en el salón de la escuela. Estará exactamente igual que cuando lo dejaste, salvo por un montón de polvo y ropa podrida a tus pies. Dentro de ella encontrarás un par de dados. Tan pronto como los toques, la puerta se abrirá.

Ese par de dados es el objeto 75 de 538. Con cada lanzamiento, tomarán otra vida. Será la tuya la próxima?

...


Última edición por Rotten.n el Jue Dic 19, 2013 3:01 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Rotten.n
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 05/01/2011

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Mar Ago 30, 2011 7:16 pm

Del 76 al 80...

-The Holder of the Fate (El Holder del Destino)

En cualquier ciudad, en cualquier país, busca una escuela o institución educativa. Al llegar a la recepción, pide ver a un hombre que se hace llamar "El Holder del Destino." A mitad de tu requerimiento, la cara de la secretaria se iluminará como reconociendo a lo que te refieres, y sacará una caja ornamentada. Abrir la caja, no te dará nada más que una sonrisa perpleja de la secretaria, ya que estará vacía. Después de un momento, ella llamará tu atención y te llevaré a la oficina del director. Al llegar, murmuraran unas palabras entre ellos, luego, el director te dará la bienvenida con un apretón de manos, y procederá a la apertura de una trampilla oculta bajo su escritorio. Te entregará una daga y te dará unas palabras sombrías de suerte, antes de bajar en el agujero y cerrará la puerta. Por un momento, estarás en oscuridad total, pero unas imágenes pronto aparecerán delante de ti. Las reconocerás como momentos de tu propia vida, y te darás cuenta de que todos aquellos momentos están conectados. Cada momento de tu vida ha culminado en este mismo momento, y sólo cuando te des cuenta de ello, podrás continuar. Pero no te preocupes, porque este es un lugar sin tiempo.

Una vez que hayas aceptado tu destino, una puerta aparecerá frente a ti. Al cruzarla, habrá una sola habitación con una puerta cerrada en el otro extremo, estará bloqueada por un obstáculo. Una vez que entres, la puerta por la que entraste se cerrará de golpe, y una persona se materializará en frente tuyo. Confundido, te pedirá una explicación, pero a pesar de tu respuesta, una pelea comenzará inevitablemente. Si, en cualquier momento durante la pelea, el estómago de tu oponente es revelado, verás que tu nombre está inscrito en él. Lo que esto significa, sin embargo, no se puede decir.

Esta batalla será uno de los pocos momentos de tu vida que no están sujetos a algún guión, y estarás consciente de la realidad, ya que incluso los movimientos de tu cuerpo, se sentirán mucho más difíciles de lo habitual. Afortunadamente, lo mismo se aplica a tu enemigo. En caso de ganar la batalla, la puerta al otro extremo de la habitación se abrirá, y el obstáculo desaparecerá. El destino ha perdido su poder sobre ti en este punto, y lo que te va a pasar más allá de esa puerta está más allá del conocimiento de cualquier ser, pero puedes estar seguro de que las posibilidades de sobrevivir sin el destino de tu lado son cuestionablemente las mejores. Sin embargo, si eres es un alma muy afortunada, es muy probable que llegues a una puerta muy antigua y podrida. El pomo de la puerta estará en el suelo, oxidado desde mucho tiempo atrás, se ha caído de su lugar. Un solo empujón es todo lo que se necesitas para abrir esta puerta, y una nube de polvo se elevará desde el suelo donde caerá.

Después de que el polvo se asiente y entres en la habitación, estarás en una cueva de tierra. Una pequeña ventana, si se puede llamar así, proporcionará luz suficiente para ver a tres figuras en el centro de la habitación. verás que la figura de la izquierda y la de la derecha, se acercan a ti, han muerto desde hace muchos años. Una piedra se encuentra alojada en el cráneo de una de ellas, y la cabeza de la segunda cuelga en un ángulo incómodo, con el cuello claramente roto. La figura del centro, sin embargo, aún vive, a pesar de su apariencia, lo que indica claramente que este ser debe haber muerto hace siglos. Una vieja bruja, por lo que es la figura central, tiene un solo ojo. No un ojo normal, parece brillar con un resplandor de otro mundo. Hazle una pregunta, y sólo una pregunta, para que no termine con tu vida de una manera tan horrible que tus peores temores parecen ser una bendición en comparación con lo que vendría: "¿Qué es lo que ves?" Ella responderá a su propio ritmo, y la impaciencia de tu parte despertará toda la fuerza de su ira sobre ti. Cuando por fin hable, será con voz torturada. Ella te dirá que lo ve todo, pero que te ha perdido de vista a partir de tu última batalla.

Viendo que tu eres una amenaza, te atacará, con velocidad y fuerza que parece imposible para su cuerpo decrépito. Debes actuar rápidamente, pues un golpe de ella, te destruirá por completo. Toma la caja que recibiste antes y ábrela. Se advierte sin embargo, que el contenido de esa caja, que una vez estuvo vacía, no es apto para el ojo humano, y si los tuyos están abiertos cuando sea abierta la caja, tu existencia terminará de la manera más terrible. Una vez que abras la caja, escucharás sonidos sobrenaturales. Cuando cesen, ciérrala y abre tus ojos, pero no antes de un momento. Mirando a tu alrededor, nada habrá cambiado, excepto la anciana. El tiempo la ha puesto al día, ya que ahora está tan muerta como las otras dos figuras en la sala. Su ojo no estará a la vista.

Ahora tienes dos opciones. Abrir la caja por segunda vez, revelará un objeto que te otorga el poder de controlar el pasado, presente y futuro del mundo, con excepción de la sala en la que estas, y las que pasaste después de tu última batalla. Sin embargo, si haces esto, serás atrapado en este espacio para toda la eternidad, sin salida concebible. Tu segunda opción es salir de la habitación y enfrentar cualquier horror que te enfrente para lograrlo. En cualquier caso, el destino ya no tiene ningún control sobre tu vida. No mucho tiempo después, descubrirás la repugnante carga que realmente es controlar tu propio destino.

El objeto que ahora se encuentra dentro de la caja es el objeto número 76 de 538. Hay algunos que son conscientes de su existencia. No debe caer en las manos equivocadas.


-The Holder of Divinity (El Holder de la Divinidad)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o de casa a mitad de camino que puedas llegar por ti mismo. Al llegar a la recepción, pide a visitar al "Holder de la Divinidad". Repite esto dos veces más antes de que el trabajador responda. Él endurecerá su expresión, mirando hacia arriba durante unos segundos antes bajar su mirada, sus ojos tendrán un color indescriptible. A continuación, debes seguir al trabajador, manteniendo los ojos en el suelo, pisando donde el pisa, con la mayor exactitud posible. Si no sigues sus pasos exactamente, nunca encontrarás tu camino de nuevo.

Cuando el trabajador se detenga, da la vuelta y mira hacia arriba. Resiste cualquier tentación de mirar hacia atrás a partir de ahora. Te encontrarás frente a una puerta, con una daga roja en el centro. Agárrala del mango, y sentirás un dolor increíble, arrastrándose lentamente por tu brazo, luego a través de todo tu cuerpo, hundiéndose más y más profundamente en tu cuerpo. Si en algún momento sueltas la daga, el dolor nunca se irá, incluso después de tu muerte. Una vez que el dolor llegue a tu corazón, debes sentir un repentino aumento de fuerza demoníaca. Arranca la daga de la puerta y ésta se abrirá, y el dolor desaparecerá de la misma forma que la daga se separa de la puerta.

Debes correr a través de la puerta y a través de un pasillo largo, que finalizará en una sala circular, extrañamente iluminada. Ve directamente al hombre en el centro. Estará de rodillas, de espaldas a ti, en profunda oración, completamente en la sombra, pero rodeado de un resplandor dorado. Si termina su oración antes que llegues a él, tu alma eterna no valdrá un centavo.

Una vez que llegues hasta él, presiona la daga en su garganta y pregúntale, "¿Qué es lo que ellos enseñan?" Comenzará a cantar en respuesta. No trates de comprender sus palabras, pues en tu estado, te destruirán. Escucha sólo la palabra "sacrificio". Tan pronto como oigas esta palabra, introduce la daga en su garganta. Su sangre se filtrará en la daga, transformándola, y la sala se llenará de luz. Te encontrarás de pie sobre el techo del edificio en el que iniciaste, con una pluma de color blanco puro.

Esa pluma es el objeto 77 de 538. Debes protegerla a toda costa, pues su destino es ahora el tuyo.


-The Holder of the Rails (El Holder de los Rieles)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier estación de tren, cerca de donde vivas. Este Holder pondrá a prueba tu paciencia y si eres impaciente, solo conseguirás ser masacrado. Una vez allí, acércate al oficial que está más cerca de ti y pide ver a "El Holder de los rieles". Si ves una mirada de duda y miedo en la cara del oficial, estás en el lugar correcto, pero si ves una mirada de codicia y lujuria en su rostro, sal corriendo de la estación y no te detengas. Escucharás un sonido inhumano detrás de ti, como el sonido de un perro rabioso que te persigue, pero no mires atrás, porque si lo haces, verás el rostro distorsionado y ahora horriblemente demoníaco del oficial, que te producirá un miedo paralizante en todo el cuerpo y hará que te detengas, y él se alimentará de ti por el resto de la eternidad, sintiendo todo como si recién empezara una y otra vez. Sigue corriendo hasta que el sonido desaparezca o hasta que el mismo acto de respirar se sienta como si tus pulmones van a reventar. Afortunadamente te desmayarás. Cuando te despiertes, el oficial se habrá ido y uno nuevo estará en su lugar, en la estación.

Si estás en el lugar correcto, el oficial te llevará a un ascensor. Antes de que se abran las puertas, cierra los ojos. Oirás una campana, espera 5 segundos, luego da 3 pasos hacia adelante. Haz un giro de 180 grados, y mantén los ojos cerrados. El funcionario se subirá contigo y pulsará un botón. Nunca sabrás en qué piso vas a terminar, por lo que no te preocupes. Sucederá lo mismo una y otra vez: Viajarás en el ascensor durante horas, yendo hacia abajo. Escucharás la campana y la puerta se abrirá. El oficial te preguntará: "¿Es aquí donde quieres ir?", NO respondas y NO abras los ojos. Luego de un momento, el oficial lanzará un suspiro y las puertas se cerrarán. Pasarás a otro piso y un zumbido resonará en lugar de la campana. El oficial dirá: "Fin de la línea".

Da 7 pasos y espera 30 segundos antes de abrir los ojos. Estarás en un pasillo largo y oscuro paredes blancas y sucias de sangre. No tomes atención a esto y camina. Camina con rapidez, pero no corras. Los demonios escondidos en las sombras aman las presas rápidas, y poco a poco su olor los volverá locos del hambre.

Al llegar al final, habrá una puerta sin picaporte. Empújala y estarás de pie en la parte superior de una escalera mecánica. Parecerá que descienden a las tinieblas sin fin, pero no dejes que tu mente dude y no dejes que tu valentía se quiebre.

Has llegado hasta aquí, no hay vuelta atrás. Oirás una voz que te urge que bajes, ve hasta el final. Descender, tomará 7 días. Si oyes un grito que viene de atrás tuyo, camina por la escalera mecánica a una velocidad normal. Cuenta los 20 primeros pasos en voz baja. Una vez que digas '20 ', deja de contar, pero no dejes de caminar. Oirás pasos fuertes detrás de ti, que coinciden con tus pasos, a veces adelantándose un poco, a veces retrasándose. No reduzcas la velocidad, no aumentes la velocidad, no mires hacia atrás, y no hables. Los pasos sonarán como botas golpeando metal y esto llegará a ser muy molesto. Sin embargo, mantén tu ritmo y no falles.

Después de 20 minutos de descenso, llegarás a la plataforma. Los pasos que escuchabas, se detendrán y sentirás una presencia detrás de ti. Da la vuelta y encara a tu perseguidor. Si es una mujer, con un pañuelo en la cabeza, estás a salvo por ahora. Pero, si se trata de un hombre que es por lo menos 2 pies más alto que tú, tírate a la vía del tren y éste pasará instantáneamente terminando con tu vida en el acto, este será un destino mucho más acogedor que lo que te esperaba si te quedaras.

La mujer te sonreirá y se acercará para darte un beso. Deja que lo haga. Ella te agradecerá que la acompañes en su recorrido por la escalera. En ese momento, hazle la pregunta: "¿A Dónde voy?" Ella gritará y se alejará, y te rogará que no continúes. Te confesará su amor por ti y envolverá sus brazos alrededor tuyo. Pregúntale una vez más, con dureza en tu voz. "¿A dónde voy?" Si te tira hacia atrás, empujándote a los rieles, ora para que el tren pase rápido y se lleve tu vida antes que la mujer llame a sus pequeños demonios. Por más pequeños que parezcan, ellos entrarán en tu cuerpo y te comerán desde dentro hacia afuera.

Si ella se aleja de ti y llora, acaríciale la mejilla y dile, suavemente, que la amas. Ella te empezará a contar, de una forma muy extraña, el lugar donde se encuentra el último y más fuerte de los Holders. Hazle la pregunta: "¿Cómo voy a saber cuando esto sucederá?" Cuando abra su boca para contestar, el tren llegará, haciendo sonar su bocina y despertará a todos los demonios de tus peores pesadillas. Bajarán en estampida por la escalera mecánica, la rabia arde en sus monstruosos ojos. Corre tan rápido como puedas al vagón principal del tren. Las puertas de éste vagón, serán las únicas abiertas. La mujer estará en el asiento del conductor, mirándote con tristeza en sus ojos. No sostengas su mirada, pues te encantarán y harán que olvides tu misión.

Los demonios te desgarrarán de a poco y cada día te ayudarán a sanar sólo para volverte a hacer daño.

Acércate al asiento donde está la mujer y presiona el único boton en el panel. Esto hará que el tren empiece a moverse y sellará todas las puertas. Ahora, puedes mirar a la mujer. Hazle la pregunta nuevamente: "¿Cómo voy a saber cuando esto sucederá?" Ella comenzará a aparecerse y desaparecerse en intervalos, hasta que finalmente, se desvanecerá con una sonrisa. Su espíritu es libre ahora. Sin embargo, la estación que te rodea, empezará a derrumbarse y el tren, acelerará su marcha, fuera de control. Las luces se pondrán rojas y una voz demoniacamente horrible te responderá.

"Cuando el sol brille en la noche,
Y la luna ilumine el día,
cuando el diablo corra al cielo,
y Dios a su guarida,
cuando las plagas regresen de nuevo,
y los primogénitos perezcan,
cuando lluevan rayos y truenos,
y la Tierra, cielo sea,
Cuando se enfríe el fuego y el agua se queme,
Cuando las nubes rodeen y las montañas se agiten,
y los gritos se silencien y el silencio sea sonido,
y los ángeles caigan del terreno fundido,
Legión habrá surgido. "

La voz hablará despacio. Deberás correr al último coche del vagón de control y tirar de lo que parece una palanca con una joya incrustada. Una vez que tires de ella, sácala del panel y verás que es una daga.

En el lugar donde estaba el botón, en el primer coche del vagón principal, habrá un corazón. Apuñala el corazón y cierra los ojos, Grita lo más fuerte que puedas "Yo lucho por las almas que se perdieron en esta prueba, esto es por ellos!". Entierra la daga en el corazón y escucharás un chillido fuerte.

Tus ojos se abrirán y estarás en la estación más cercana a tu casa. Estarás sentado en una de las bancas de la estación con la daga en tu regazo. Ya que es ilegal llevar armas en un tren, es posible que debas ocultarla al salir. Habrá un taxi rojo con puertas negras y una bocina en el capó. Ve hacia el, pon tu mano en la manija de la puerta y cierra los ojos. Entra, no hables, ni abras los ojos. Cuenta hasta 10 en tu interior y abre los ojos. Estarás en el sofá de tu casa. Si miras en tu mesita de noche, verás una foto de ti mismo junto con la mujer en la estación. Ustedes dos se abrazan y se ven alegres, y de repente, una profunda tristeza caerá sobre ti. De repente sabes que has perdido al amor de tu vida, el amor que nunca tuviste.

Mira la daga. La daga es el objeto 78 de 538. Sólo perforará un solo corazón, el de su propietario. Ahora es tuya, y te toca a ti decidir si la vas a usar.


-The Holder of the Flesh (El Holder de la Carne)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación que puedas llegar por ti mismo. Al llegar a la recepción, mira a tu alrededor con cuidado. Busca a algún trabajador que este almorzando. Busca a uno que parezca estar lleno o que casi haya terminado, POR NINGÚN MOTIVO te acerques a uno que no haya comido, pues si haces eso, te convertirás en su comida. Pide al trabajador por ver al "Holder de la carne".

Con voz apagada, y con la boca llena de comida, te dirá que te dirijas hacia una vaca muerta en el centro de la habitación que antes no estaba allí. La vaca está panza arriba, con una gran herida abierta desde el cuello hasta la entrepierna. El trabajador, por medio de gestos, te indicará que entres por aquella abertura.

A medida que entres en la vaca muerta, sentirás como si te deslizaras dentro de un tubo estrecho y carnoso. Trata de mantenerte en una sola posición, pues, si te mueves en exceso, hará que seas expulsado del tubo violentamente hacia una boca con grandes dientes, que masticará tu cuerpo hasta que no seas más que pulpa. Si has salido por el lado correcto, caerás al suelo de una catedral adornada de huesos, carne y órganos. Ojos de muchos tamaños te observarán desde muchos puntos. En la parte de atrás, el piso se arquea un poco hacia arriba y hacia abajo, como una caja torácica,y que contiene enormes pulmones y un gran corazón.

Insertado en la pared del fondo habrá un frasco de vidrio grande, que contiene un cerebro gigante, palpitando en los fluidos contenidos en el frasco. Los nervios largos y gruesos cuelgan como telas de araña a su alrededor y se extienden a las paredes a lado de él y por encima del techo.

Sin previo aviso, dos brazos, grandes y muy largos y musculosos, con dedos con garras, saldrán de las paredes. Ambos brazos te agarrarán, por más que intentes huir. No podrás escapar de sus manos. El cerebro no responderá a nada de lo que digas o hagas, a excepción de una pregunta. Si no la haces o no puedes hacerla, los brazos te romperán poco a poco, obligándote a permanecer con vida y a sentir cada momento de dolor, mientras eres reensamblado en la estructura de la catedral viviente. Nunca del todo muerto, pero nunca del todo vivo, incapaz de gritar, pese a que lo desearás tanto, destinado a vivir en la catedral viviente durante toda la eternidad.

La pregunta que debes hacer, antes de sufrir ese cruel destino es, "¿Por qué ellos desprecian la vida?".

Inmediatamente, el cerebro abrirá tu cráneo, pero no sentirás dolor. Tomará una pequeña parte de sí mismo, y la insertará en tu cerebro. A continuación, te darás cuenta, en el detalle más minucioso, cada trozo y cada pieza que hace a la vida, vida. Todo el conocimiento de la humanidad, los logros y el progreso logrado, será absolutamente inútil en comparación con lo que se te revela. Esto ha llevado a muchos a la locura, y si tampoco puedes manejar esto, compartirás esa suerte, arañando tu propio cerebro y dispersando tus pensamientos a través del cosmos, para no volver a juntarse de nuevo.

Debes mantener la concentración y la calma, pues esta información, muy posiblemente es el secreto más celosamente guardado en todos los universos conocidos y desconocidos y nunca se debe compartir con nadie más que con un dios verdadero, para evitar la desaparición temprana de la especia humana.

Si consigues mantenerte cuerdo, el cerebro te dejará ir. No pierdas tiempo, pues el cerebro siempre está tentado a añadir más carne a su catedral. Escapa por donde llegaste, y al deslizarte, te detendrás en un lugar sin salida, es un lugar seco. Te darás cuenta que te encuentras bajo las sábanas de tu cama.

Ese pedazo de conocimiento es el objeto de 79 de 538. La vida es lo que haces de ella, así que hazlo bien.


-The Holder of Extravagance (El Holder de la Extravagancia)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier escuela o universidad grande que puedas encontrar. Después de localizar el mostrador de recepción, camina hacia él y pide ver a alguien que se lo conoce como "El Holder de la extravagancia". La recepcionista se mostrará imperturbable, incluso un poco aburrida, como si esa pregunta se ha vuelto tan común como para convertirse en rutina.

Cansada, se levantará y te llevará por los pasillos del edificio. Verás muchas docenas de objetos ilimitadamente fascinantes y llamativos, pero no debes detenerte o disminuir tu marcha para examinar cualquiera de aquellos objetos, pues el grupo de "estudiantes" que te ha estado siguiendo tendrá la oportunidad de saltar sobre ti, y nunca verás el exterior otra vez. En su lugar, concéntrate en seguir a la recepcionista.

Finalmente, llegarás a una puerta y ella hará un gesto para que ingreses, hazlo, se cerrará la puerta detrás de ti. No trates de abrirla, pues los "estudiantes" mencionados anteriormente, esperan del otro lado.

Te encontrarás en el salón de clases de Historia, pero es más aburrido que cualquier otra clase en la que jamás hayas estado. No hay carteles en las paredes, los estantes están desprovistos de libros, y hay muy pocos pupitres y están vacíos. Una profesora está sentada en el escritorio al frente de la clase, lleva un traje gris claro, y está clasificando unos papeles. Todo esto, hace que te de mucho sueño y quieras dormir, pero ten cuidado, si lo haces, tendrás pesadillas que no tendrán fin. Tampoco interrumpas a la profesora en su labor, ella se siente sobrecargada de trabajo para lo que recibe como pago, y si la molestas, podría colapsar.

En cambio, ármate de valor y toma asiento. Tercera fila desde la puerta, segundo pupitre. Sentarte en cualquier otro lugar llevará a tu inminente desaparición en los eventos subsiguientes. Escucharás sonidos del otro lado de la puerta, producidos por los "estudiantes" que van llegando. No dirijas tu mirada en dirección a la puerta, ni a los seres que van entrando, ninguno de los "estudiantes" quiere hacerse notar, y todos ellos ya están atrasados. Simplemente mantén tu mirada fija hacia adelante.

De alguna manera, todos ellos logran sentarse sin que la maestra se dé cuenta, y empieza la clase. Tan dolorosa en su descripción, escueta, sin adornos de enseñanza.

Un cuaderno y un lápiz, han aparecido en tu escritorio, rápido, empieza a tomar notas, antes que la maestra se de cuenta y te repruebe. Y no querrás perder esta clase, créeme. Los hechos son tan descriptivos que duelen, pero no debes por ningún motivo interrumpirla.

Después de un momento, anunciará una prueba. Acéptala. Estará escrita en un idioma que parece de otro planeta, y sobre lugares y personas a las que no creo que jamás hayan existido. Mantén la calma, escribe tus notas sobre las primeras preguntas. Al llegar a la pregunta cuatro, toca suavemente el hombro del chico que está delante tuyo, sigilosamente, no querrás que la profesora se de cuenta, pregúntale, "¿Cuándo estaba destinado a suceder?"

El chico, mirará nerviosamente a la maestra, a continuación, hará garabatos en un trozo de papel y te lo pasará. Léelo de forma rápida y memoriza lo que dice, es la ubicación, en detalle, del objeto escondido. Pero en el momento en que quites tu mirada del papel o intentes moverte, verás que la profesora te habrá descubierto y se desatará el infierno.

La sala, de repente, se vestirá de la mayor opulencia que jamás hayas visto, y los estudiantes y la profesora, revelarán su verdadera forma. Terroríficos a la vista, pero debes saber que tienen las mismas fortalezas y debilidades que los humanos normales.

En toda la escuela, la ilusión se ha roto, y tendrás que alcanzar el objeto, dondequiera que esté, antes que los estudiantes logren atraparte.

Usa cualquier método que se te ocurra para alcanzar el objeto: violencia, asesinato, engaño, no hay nada prohibido y nada es sagrado. No habrá repercusiones, pero si las hubiera, no serían por ningún motivo, peor que lo que sucederá en caso de que los estudiantes te atrapasen. Ve hacia la ubicación que memorizaste y verás el objeto, pues salta a la vista entre la opulencia: un paquete del tamaño de una lata grande de sopa, envuelto con un papel marrón y atado con una cuerda. Un sobre de papel está atado también a la cuerda. Tómalo, a continuación, busca el baño más cercano. Abre tu camino hacia él, y luego cierra la puerta.

La puerta se bloqueará, y se mantendrá así, pero no por mucho tiempo. Rápidamente, toma el sobre y deslízalo bajo la puerta, el sobre es lo que los atrae. Verás que el baño tiene tres lavabos, abre la llave del agua caliente en dos de los sumideros y la del agua fría en el otro. Luego, dirígete hacia las máquinas secadoras de manos. Hay tres. Respira profundamente, y, con un golpe fuerte, presiona el botón, de la máquina que prefieras.

Todo se volverá negro por un rato. Si has pulsado el botón equivocado, la oscuridad se desvanecerá, sólo por un momento, para que puedas ver lo que los estudiantes están a punto de hacerte. Nunca es igual, pero siempre es un dolor insoportable, y no podrás mantener la cordura el tiempo suficiente para presenciar tu muerte.

Pero si has pulsado el botón correcto, despertarás tumbado en el suelo de una parada de autobús de una carretera, que está a media milla de los límites de la segunda ciudad más grande que hayas visitado. Siéntate, frota tus ojos. Estás solo, y por el momento, seguro.

Desenvuelve el paquete, tiene un sorprendente número de envolturas.

Sigue desenvolviendo hasta que encuentres una envoltura de papel de regalo verde. Detente en este punto y mira a tu izquierda, verás un encendedor barato en el banco, junto con suficiente dinero para tomar el autobús a la ciudad.

Tómalos, guarda el dinero en el bolsillo. Has una pila con el papel marrón y quémala. La envoltura verde protegía el objeto de la envoltura marrón y no querrás que ésta exista cuando finalmente descubras el objeto.

Cuando la pila no sea más que ceniza, desenvuelve la capa final y tírala a la basura. Ahora sostienes una batería de un extraño color dorado. Levántate rápidamente, el autobús se acerca, y no querrás verte como un bicho raro, sentado en el suelo en lugar de estar sentado en la banca.

La batería es el objeto 80 de 538. Nunca se agotará, pero si la pones en algún dispositivo, dicho dispositivo no funcionará con ninguna otra batería, salvo aquella.

...
Volver arriba Ir abajo
Rotten.n
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 05/01/2011

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Mar Ago 30, 2011 7:23 pm

Del 81 al 85...

-The Holder of the Simplicity (El Holder de la Simplicidad)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier escuela o universidad grande que puedas encontrar. Al llegar a la recepción, pide ver al "Holder de la simplicidad". Si la recepcionista lanza un grito ahogado, pone sus manos sobre sus oídos y cierra los ojos, has llegado al lugar correcto y puedes sentirte libre de preguntar de nuevo. Pero, si simplemente te ignora y escribe algo, estas condenado.

Después de preguntar por segunda vez, la mujer se tranquilizará y te pedirá que la sigas.

Te llevará por un camino incierto, avanzando por los interminables pasillos de la escuela. Cuenta el número de giros a la derecha que realicen, después de siete giros a la derecha, escóndete en las sombras sin que ella lo note, de tal forma que siga caminando. Si no haces esto, no tendrás otra oportunidad de escapar, y quedarás atrapado en los interminables pasillos para toda la eternidad.

Si tienes éxito, y despistaste a la mujer, pon tus manos en tus bolsillos y localiza una tabla de anuncios. Habrá un cúmulo de anuncios coloridos en él, con una gran variedad de atractivos dibujos y descripciones de actividades muy emocionantes. No te distraigas en ellos, intentan ocultar el anuncio que realmente buscas. Localiza una hoja de papel blanco, casi completamente cubierta por las otras. Toma nota del número de habitaciones en la que se realizará esa actividad, luego, mira la hora en que se realizará. La fecha será siempre la del día en curso, pero si anuncia un día ya pasado, entonces es demasiado tarde, te han atrapado, y nada puedes hacer para evitarlo.

Si aun no se cumple el plazo, empieza a buscar el aula. Ninguna de las indicaciones montadas en la pared son las mismas, y el sistema de numeración es terriblemente al azar. Es muy probable que nunca encuentres el lugar, y te pierdas en la búsqueda por los pasillos interminables, mientras los cazadores te buscan.

Pero si por algún milagro logras encontrar el aula, prepara un arma y alístate para lo que viene. Si no llegas a tiempo, la puerta se cerrará de golpe, y nada podrás hacer para abrirla nuevamente. Si llegaste a tiempo, entra corriendo, con el arma preparada.

Una clase de biología, muy decorada, te dará la bienvenida. El trabajo de pintura de la sala, es un asco, colores rancios, y todo mal pintado. Afiches cubren las paredes, carteles con imágenes de criaturas imposibles y malditas. Libros en idiomas oscuros, esparcidos por el suelo. Sin embargo, la habitación está vacía, casi.

En el otro extremo de la habitación, un estudiante se sienta encorvado sobre una mesa en la que está una de las criaturas de los carteles, mientras él la disecciona frenéticamente con bisturí de hoja larga.

Tienes que hacer la pregunta correcta, o hará a un lado la criatura y buscará un nuevo objeto al cual diseccionar... TU. Grita, con todas tus fuerzas: "¿Por qué no sucedió aquella vez?"

El estudiante va a gritar, horriblemente, y girará alrededor. El tiempo parece lento, y en un segundo te dirá la historia de horas de duración del por qué no ocurrió aquella vez, y todas las cosas que han ido mal a causa de ello. Cuando termine, la criatura sobre la mesa se levantará y lo atacará, rompiéndolo en pedazos, en cuestión de segundos. Su calculadora volará desde la posición en que se encuentran, agárrala rápidamente, pero no te atrevas a encenderla.

Con el arma que tengas, cualquiera que sea, apunta a la cabeza de la criatura y dispara a matar, o de lo contrario te hará lo mismo que hizo con el estudiante. Gira hacia la puerta, el resto de la clase ha llegado. Todos llevarán sus equipos de disección, pero tu has destruido su único sujeto y ahora quieren reemplazarlo contigo.

Batalla tu camino para salir de aquella clase. La forma de la institución ha cambiado. Donde una vez habían interminables pasillos grotescamente pintados, ahora habrá una única pasarela de hormigón, que se extiende sobre un pozo de fuego y llega a una puerta de acero. Lucha para llegar a aquella puerta, haz lo que sea necesario para llegar. En el momento en que agarres la manija, todo se volverá blanco. Cierra los ojos.

Cuenta hasta cinco y abre los ojos otra vez. Estarás sosteniendo la manija de la puerta del vestuario de la última escuela a la que hayas asistido. Ábrela y entra al vestuario. Saca la calculadora del estudiante de tu bolsillo, enciéndela, y presione la tecla "Entry".

Aparecerá un número. Tira la calculadora y busca el casillero con ese número. El casillero estará desbloqueado, ábrelo.

La piedra de afilar en el interior es el objeto 81 de 538. Cuando la utilices en cualquier hoja, estará siempre afilada, y nada podrá resistirse a su filo.


-The Holder of Purity (EL Holder de la Pureza)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier escuela o universidad grande que puedas encontrar. Localiza la sala de espera y pregunta si "El Holder de la Pureza" asistió a clases aquel día.

Si el trabajador asiente con la cabeza, tu destino está sellado, ellos saben que eres un buscador, y nada podrás hacer para alcanzar si quiera la puerta principal, si huyes no llegarás mas lejos que eso. Sin embargo, si el trabajador niega con la cabeza y vuelve a su trabajo, estás a salvo, por el momento.

Pasa tu mirada por todo el lugar donde te encuentras. No importa cómo se veía antes, ahora esta muy bien decorado, con cortinas delicadas sobre las paredes. Mira a tu alrededor hasta que visualices una puerta que sobresale en el diseño, una puerta burdamente construida, de madera podrida. El mango se está oxidando. Insectos, de toda especie, se arrastran por la madera.

Inmediatamente después de ver la puerta, cada fibra tuya querrá irse y no verla de nuevo. Pero si realmente deseas seguir con esto, debes superarlo y caminar hacia ella. Los estudiantes, maestros y el personal tratará de llamar tu atención, tratando de conseguir que hagas algo, cualquier cosa, con tal de que no abras aquella puerta, debes ignorarlos. Llega allí lo más rápido que puedas y ábrela.

Echarás un vistazo a aquella aula oscura y retorcida, antes de que algo invisible te atrape. escucharás los gritos de los estudiantes y profesores, fuera del aula y tu invisible captor te llevará al interior de ella.

No serás capaz de ver nada durante unos cinco minutos. Para suerte tuya.

Una luz de color verde pálida revelará tu posición actual, estarás atado a la mesa de un enorme taladro negro. más arriba, en la oscuridad, escucharás un gemido. El taladro estará encendido, y tu captor lo bajará de a poco, con la enorme broca dando vueltas hacia ti.

Cualquier ruido, cualquier acción, hará que tu captor grite y baje el taladro de golpe. A pesar del enorme daño que te podría causar, no vas a morir, lo que hará que tu captor se enoje más. Subirá nuevamente el taladro, luego te moverá de tal forma que el taladro apunte a una zona diferente de tu cuerpo y lo bajará de golpe nuevamente.

Sólo una pregunta evitará que vivas aquella tortura sin fin: "¿Por cambiaron?"

Las luces se encenderán, y el taladro se apagará. Cierra tus ojos y no los abras de nuevo.

Tu captor lanzará un suspiro, y luego dará una respuesta tan simple que parece imposible que nadie lo haya averiguado ya. Escucharás un movimiento rápido, y el taladro encendiéndose por última vez. No importa lo que hagas, el dolor, esta vez, será insoportable.

Grita y abre los ojos. Estarás tumbado en un banco en el nivel superior de un estacionamiento a dos millas de la escuela. La parte de tu cuerpo que fue golpeada por el taladro, seguirá palpitando de dolor y estará hinchada más de lo que puedas creer. Siéntate y mira la supuesta hinchazón, un objeto sujetado con cinta se soltará y caerá al suelo.

Tienes ahora en tus manos el mango oxidado de la puerta que viste en la institución, es el objeto 82 de 538. Anhela volver a estar en su lugar, pero su destino es otro.


-The Holder of Corruption (El Holder de la Corrupción)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier escuela o universidad grande que puedas encontrar. Acércate a la recepción, y pregunta por quién se hace llamar "El Holder de la corrupción". La persona en la recepción mirará hacia abajo y empezará a gritar. Cierra los ojos con fuerza, no querrás ver lo que está haciendo.

Cuando deje de gritar, abre los ojos.

Estarás en una habitación pequeña, oscura, con paredes de madera. Habrá una puerta sólida de cobre y madera detrás de ti. Camina hacia la puerta, golpea dos veces, y ábrela. Estarás en el lugar al que llamas hogar, pero distorsionado terriblemente. Lo reconocerás, pero te será difícil encontrar el camino. Todo estará podrido y en descomposición. Insectos, ratas y todo tipo de cosas horribles vagan por la casa. Notarás que está enterrada, grandes bloques de tierra tapan las ventanas, por lo que todo está oscuro. Es mejor que lleves una luz. Si no, no verás las paredes, pasearás por el resto de tu existencia en la oscuridad, incapaz de morir, o de sentir cansancio.

Si llevaste una luz, estás de suerte. Encontrarás rápidamente tu camino a la habitación de tus padres o, si no vives más con ellos, a tu propia habitación. En la cama verás el rostro retorcido de tus padres, en un solo cuerpo. desnudo y untado con sustancias horribles, basura, heces, sangre, vómito. Ellos estarán farfullando, horriblemente, tu nombre. No reacciones a esto, en absoluto. Si lo haces, te unirás a ellos como una sola persona, y tu mente y tu cuerpo será absorbido lentamente, durante miles de años. Solo conocerás el tormento, y el tormento de todos los que han muerto.

En su lugar, mira resueltamente a sus ojos, y pregúntales: "¿Por qué ha sucedido esto?"

En este punto, se dividirán en dos cuerpos, y te contarán, de principio a fin, y del final al comienzo, al mismo tiempo, el por qué sucedió. Será una historia horrible, porque parecerá que todas estas cosas que sucedieron son culpa tuya.

Lo más probable es que enloquezcas por la culpa. Si no lo haces, sin embargo, los dos cuerpos producirán un reloj de arena, y lo colocarán en el suelo. Agradéceles y levántalo, suavemente, con ambas manos.

Despertarás en el lugar al que llamas hogar, tirado en la habitación que tenga la mayor cantidad de ventanas. Serán las 3:32 de la mañana. Ninguna luz entrará por las ventanas hasta que llegue el amanecer.
El reloj de arena es el objeto 83 de 538. Cuando la arena de uno de los extremos, se vacíe, todo comenzará. Esto no debe ocurrir jamás.


-The Holder of the Dreams (El Holder de los Sueños)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación en que puedas llegar por ti mismo. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder de los sueños". La persona detrás del mostrador te mirará con ojos penetrantes, diciéndote que esa persona no está allí. Pregúntale a él o a ella, dónde puedes encontrarlo, y Te será entregada una llave con un número en ella.

Sal del edificio, en la calle, ve hacia el norte. Si la calle no va al norte o al sur, ve hacia el este, hasta que la calle gire hacia la izquierda, y puedas dirigirte hacia el norte. Sigue caminando hasta que veas un hotel. Tal vez nunca has oído hablar de él, tal vez nunca te diste cuenta de que estaba allí, pero este es tu destino. Entra en el hotel, no hables con nadie, ni respondas a ninguna pregunta por parte del empleado en la recepción o de los huéspedes.. Mira el número de la llave, y encuentra la puerta del dormitorio a la que pertenece.
Una vez que la encuentras, abre la puerta. Entra en la habitación, y cierre la puerta.

Tendrás que esperar al menos hasta el atardecer, cuando las primeras estrellas aparezcan en el cielo. Apaga tu celular, no enciendas el televisor, y deshazte de cualquier objeto que pueda producir sonidos. Sin cambiarte de ropa, acuéstate en la cama, y cierra los ojos. Incluso aunque no tengas sueño, tu mente se apagará, y dormirás pronto. Piensa en cosas buenas mientras mantienes los ojos cerrados, pues si llegas a pensar en algo malo o a sentir miedo, será demasiado tarde. Ellos sabránn que estás ahí.

Si todo va bien, te despertarás la mañana siguiente. Sal del hotel sin dar explicaciones, vuelve a tu casa y reanuda tu vida, pero debes estar preparado. Has completado, sin saberlo, un pacto. Aceptar este camino traerá horribles consecuencias.

Tres personas que conoces van a morir en los próximos días. Van a morir de una forma tan horrible y repugnante que jamás hubieras imaginado que fuera posible. Ante esto, debes reaccionar de una forma normal, como si no sabias que pasaría. Ve a los funerales, llora por ellos. Continúa con tu vida. No trates de volver al hotel o al asilo, o será lo último que harás, y al conocer tu destino, desearás morir de la misma forma en la que murieron aquellas tres personas cercanas a ti. Pues eso sería menos horrible.

Después de una semana - siete días completos - verás la muerte de la tercera persona. No habrá manera de evitarlo. Será la persona que tu más quieres, y no importa cuánto intentes quedarte solo aquel día, aquella persona ira a ti, sin saber lo que le espera. No importa cómo llegará a donde estés, aquella persona estará ahí. Cuando esto ocurra, serás incapaz de salvarla, no debes evitar ver su muerte o cerrar los ojos, pues si lo haces, sufrirás su misma suerte.

No debes gritar, o reaccionar. Sólo mirar. Cuando todo haya terminado, cuando no quede nada, más que el cadáver mutilado del ser a quién tanto quieres, sentirás que una mano toca tu hombro. No des la vuelta, o aquel ser se aferrará a tu cuello, y tu muerte será lenta y dolorosa. La figura detrás de ti, preguntará "¿Lo disfrutaste?"

No contestes. En su lugar, pregúntale "¿Cómo puedo proteger a mi ser querido?"

La mano sobre tu hombro se elevará y apuntará al cadáver. Acércate a el, y verás una tenue luz que viene desde el interior de su pecho ya en descomposición. Agáchate y quita un pequeño dije plateado de su carne. No te preocupes en comprobar si es como has oido que es, ya que nunca es el mismo para cada persona. Una vez que hayas hecho esto, se escuchará un grito agudo, y el suelo bajo tus pies se desvanecerá. Manten bien agarrado el dije, no lo dejes caer , o caerá en la oscuridad.

Despertarás en la habitación del hotel. Consulta el calendario. Esos siete días fueron un sueño. No pasó nada en absoluto, y tus amigos y familia están sanos y salvos. Sin embargo, tu tendrás el dije en tus manos.

El dije es el objeto 84 de 538. Dáselo a quién tu más quieres, podría ser su única esperanza de salvación, para lo que se viene


-The Holder of Sorrow (El Holder de la tristeza)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que puedas llegar por ti mismo. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder de la tristeza". El trabajador fruncirá el ceño y se morderá los labios. Vacilante, te llevará a lo profundo de las instalaciones hasta llegar a una puerta de hierro, oxidada. La puerta se abrirá para ti, y deberás entrar en la oscuridad en completo silencio. Una vez dentro, el trabajador cerrará la puerta y la bloqueará desde afuera.

Oirás los gritos de muchas almas torturadas a pocos metros de ti. En caso de que los gritos paren en cualquier momento, rápidamente debes gritar al tope de tus pulmones, "No siento lástima por ti!" Si ellos no vuelven a gritar, reza por una muerte rápida, ya que es inútil correr. Sin embargo, si los gritos regresan, sigue caminando hacia adelante en la oscuridad. Sigue caminando hasta que veas un resplandor tenue de luz delante de ti. Una vez que la veas, inmediatamente detente y mira aquel resplandor.

Tendrás la tentación de mirar las caras de los seres atormentados colgados en las paredes, y ellos pedirán y llorarán por tu ayuda. No debes responder a sus gritos, porque si apartas tus ojos de la luz, tu mente se romperá al instante e instintivamente intentarás arrancarte los ojos.

La luz revelará a un hombre de pie, de espaldas a ti, y su presencia hará que los gritos disminuyan. Solo responderá a una pregunta: "¿Quién se salvará cuando ellos se junten?" Él girará para ver tu mirada, y responderá tu pregunta con absoluto detalle. No interrumpas su discurso. Lo que te sucederá si lo haces, no puede ser descrito ni por el criminal de mente más enferma y retorcida en la historia del mundo.

Cuando termine, te entregará lo que parece una roca ordinaria. luego se alejará de ti, y con él, el resplandor de la luz misteriosa. Las siguientes palabras comenzarán a sonar en tu mente: "El que esté sin pecado, que tire la primera piedra." Cierra tus ojos y cuenta hasta diez. Al abrirlos estarás de pie delante de la recepción en la institución.

La piedra es el objeto 85 de 538. Sólo podrá ser lanzada cuando todo se junte.

...


Última edición por Rotten.n el Jue Dic 19, 2013 3:11 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Rotten.n
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 05/01/2011

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Mar Ago 30, 2011 7:28 pm

- Legion

En cualquier ciudad, en cualquier país, hay una institución mental o una casa a medio del camino donde puedes intentar ir por un objeto. Había 2538 de esos objetos, pero 2000 se perdieron.

Los restantes 538 nunca deben estar juntos. Jamás

Todos podemos apreciar los esfuerzos de los buscadores, pues los Holders (Seres que protegen los objetos) se encargan de llevarlos a una locura insoportable, como mínimo, en sus pruebas.

No importa si lo hace bien o mal, un buscador que consiga, aunque sea, un objeto, es merecedor de nuestro respeto.

Imagina un buscador que haya obtenido dosmil.

Este buscador comenzó como tú, atento, astuto y con un cierto gusto por lo desconocido, encontrando leyendas urbanas sobre unos objetos, que hablaban de un evento catastrófico, si se llegaran a juntar

Sólo por curiosidad, este buscador decidió elegir un Holder para enfrentar, y se aventuró a salir a una de las instituciones de salud mental de la ciudad.

Salió triunfante en la búsqueda de su primer objeto, y las búsquedas subsiguientes se volvieron más fáciles para él. Buscador natural, ningún Holder fue lo suficiente temible o confuso. Llegó a ser más y más poderoso con cada objeto adquirido. Al parecer no había fin a su poder de Buscador.

Sin embargo, este buscador ha desaparecido, y con él, dos mil objetos. O al menos eso se cree. Algunos dicen que aún vive en alguna otra cosa, pero nadie tiene la verdad. Su nombre es Legión.

...


Última edición por Rotten.n el Jue Dic 19, 2013 3:06 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Rotten.n
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 05/01/2011

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Mar Ago 30, 2011 7:54 pm

Del 86 al 90...

-The Holder of the Lens (El Holder del Lente)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación al que puedas llegar. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder del lente". La recepcionista no reconocerá tu solicitud en un primer momento, pero debes seguir preguntando. Cuando levante la cabeza, ella te dará una mirada inquisitiva, y te preguntará si estás seguro. Si tienes alguna duda en tu mente, no tendrás éxito, ella te dará la espalda y se alejará en silencio y no regresará jamás. Pero si no dudas de tu inminente victoria, ella lo notará y sonreirá suavemente, luego te llevará hacia una puerta detrás del mostrador.

La puerta se abrirá y verás una sala de color gris, muy angosta, con espacio apenas suficiente para que los dos puedan pasar. Habrán grandes espejos, colocados a intervalos a lo largo de las paredes, reflejándolos a los dos a lo largo del camino, debes mirar en cada uno de ellos al pasar. Si uno de los espejos no refleja a la recepcionista, comienza a orar, pues ya no te queda mucho tiempo en este mundo. Sin embargo, si eres tú quien no se refleja en uno de los espejos, para y gira para mirar a la mujer. ella dará la vuelta y empujará a un lado el espejo, revelando un cuarto oscuro. Asegúrate de darle las gracias antes de entrar en el interior, los poderes en este lugar no toleran un visitante grosero.

El espejo se deslizará silenciosamente en su lugar, cubriendo el ambiente de oscuridad, y una voz comenzará a murmurar palabras sin sentido a sí mismo por un tiempo indeterminado. Cuando se detenga, debes indicar con calma: "Estoy aquí sólo para ver a un amigo." Si vuelves a escuchar la voz, no será un susurro, sino un rugido de ira que destruirá tu cuerpo, dejando tu alma consumirse lentamente por el Holder.

Pero si la sala empieza a iluminarse, entonces captaste su interés.

Te encontrarás en una pequeña habitación con poca luz, con una sola silla en el centro de la luz. Quédate quieto, no hagas nada hasta que una voz te pida que te sientes, hazlo. El Holder te hará muchas preguntas, y tu debes contestar con la verdad, sin ningún intento por aclarar los detalles. Mentirle, hará que salga su demonio, y tu querrás evitar eso por ahora.

Cuando haya terminado, él te agradecerá por tu honestidad, y querrá saber por qué has ido donde él. Pregúntale: "¿Puedo ver tu cara?" El Holder reirá amablemente, y un par de lentes caerán en tu regazo. Tómate el tiempo para pensar en aquello que consideras lo más importante para ti, y luego ponte los lentes.

Ahora verás la habitación en su totalidad, rezumando sangre pestilente en cada centímetro de cada superficie, salvo el lugar donde ilumina la luz. No te pares hasta que el Holder te lo pida, y cuando lo haga, salta sobre la silla inmediatamente. La luz se apagará, y la sangre llenará el vacío que había en la zona donde estaba alumbrado, pero todavía será capaz de ver en la oscuridad a través de los lentes. Mira directamente delante de ti, y pide educadamente, ver el rostro del Holder de nuevo

La sangre en la pared se partirá como una cortina, y una figura emergerá. Si se trata de otra que no sea lo que pensaste antes de ponerte los lentes, quítatelos rápidamente y tiralas a un lado. Si eres lo suficientemente rápido, la oscuridad se partirá para revelar la puerta de la institución por la que llegaste; considérate muy afortunado. En caso de que no seas lo suficientemente rápido, entonces tu sangre se añadirá a la del cuarto lentamente, muy lentamente.

Sin embargo, si es lo que pensaste, baja de la silla. Tus pies tocarán la sangre, pero no te hundirás. Da cinco pasos hacia adelante y para. Aquello que pensaste, cualquier cosa o persona que sea, se moverá para alcanzarte. Da tres pasos más, y espera a que el objeto/persona se mueva de nuevo, entonces da un solo paso. Esta vez, cuando el objeto se mueva, cierra tu puño y golpea con toda la fuerza que puedas reunir. La superficie cederá y se romperá como vidrio, dejando al descubierto un cráneo flotando, con trozos de carne podrida que todavía se aferra a su rostro.

Saca tu mano inmediatamente, y no examines las heridas que se produjeron por el golpe. Agradece al Holder con la mayor cortesía posible. A continuación, te preguntará, con respiración horrible, si deseas ver tu cara.

Cortésmente declina a su proposición, y comienza a alejarte. Te colocará una mano en tu hombro, e insistirá en su petición. Ahora, pregúntale: "¿Cómo pueden ver?" La mano entonces te empujará hacia abajo con fuerza, y te hundirás en el suelo ensangrentado. Al hundirte, pulsa tu mano en tu cara, y mantén los lentes en su lugar. Ellos son todo lo que te protege ahora.

Verás decenas de espantosas imágenes, pasando por tu visión a medida que desciendes. En todo esto, no debes apartar la vista de estas escenas, por más aterradoras que sean, ya que una de ellas eres tu.

Al pasar por tu propia imagen mutilada, alcánzala y tócala. El mar de sangre se disipará, reemplazado por una completa oscuridad. Cuando aparezca una puerta, ábrela. La luz será cegadora, pero te encontrarás a salvo, en uno de los baños de la institución. Recuerda que debes decir "Gracias", pues el Holder ha disfrutado de tu compañía.

Los lentes que llevas puestos son el objeto 86 de 538, los Ojos de Claridad.

Cuando llegue el momento podrás ver lo que ellos ven.


-The Holder of Youth (El Holder de la Juventud)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o casa a mitad de camino que encuentres. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder de la Juventud." El encargado ahogará una risita infantil y se levantará de su asiento, haciendo un gesto para que lo sigas. Hazlo, pero no muestres ninguna emoción que no sea molestia, ya que hay criaturas que te miran, esperando una oportunidad para borrar tu mente.

El asistente te guiará a través de las instalaciones, saltando alegremente y girando pasillos a su antojo. No te molestes en tratar de recordar el camino, eso es irrelevante. Después de lo que se sentirá como horas de marcha, llegarán a una habitación vacía y frenará bruscamente, anunciará que han llegado. Síguelo y cierra la puerta con firmeza, él esperará a un lado, meciéndose con cautela sobre sus talones, luego irá hacia la puerta, abriéndola con una pequeña sonrisa.

A través de la puerta, verás una pradera exuberante, llena de vitalidad y de vida. Sigue a tu guía y detente cuando él lo haga. A continuación, echará una mirada nerviosa a su alrededor, y se inclinará hacia ti con temor en sus ojos, dirá una sola palabra, luego saldrá por la puerta y la cerrará. No debes olvidar esa palabra.

Camina hacia delante con pasos firmes, manteniendo un rostro enojado, los guardianes saben que no perteneces aquí, pero tendrán mucho miedo de enfrentarte. . . por ahora.

Continúa caminando hasta llegar a un círculo de flores, entra en él. Las flores se marchitarán de golpe, con excepción de unas pocas.

Del lado donde no se marchitaron las flores es la dirección por la que debes caminar, ve hacia esa dirección, da 44 pasos, luego detente, gira a la derecha, y camina otros 44 pasos. Cuando te detengas por segunda vez, da un giro completo. Debes estar en un bosque denso y frondoso. Si no es así, entonces los guardianes han reunido su valor, y ningún poder en aquel lugar podrá salvarte.

Al llegar, inmediatamente da tres pasos hacia atrás, deberías estar bajo un árbol de gran tamaño. Las ramas se enredarán en tu cuerpo y te mantendrán atrapado, no luches. No importa cuanto se contraigan, no debes mostrar dolor, pero mantén tu cuerpo hacia adelante, pues el árbol puede intentar aplastarte contra sí mismo. Cuando el árbol te suelte, varios niños saldrán de entre los arbustos, riendo y jugando, ajenos a tu presencia, y formarán un círculo alrededor del árbol.

A medida que comienzan a bailar alrededor de él, van a cantar en voz agradable, una canción infantil tonta, haciendo que los árboles de alrededor tiemblen de risa. Hagas lo que hagas, no hables o suavices tu cara, espera a que los niños hagan una pausa y se sienten para recuperar el aliento. Uno de ellos finalmente se dará cuenta de tu presencia, y preguntará qué estás haciendo allí. Diles que deseas ver al Padre. Ellos se quedarán asombrados. En caso de que comiencen a reír, tu muerte llegará pronto, por criaturas que no hay palabras para describirlas.

Diles una vez mas, severamente, que deseas hablar con el padre, y su líder agachará la cabeza con tristeza, murmurando cosas de ti. Se pondrá de pie, y dejará a los demás. El resto empezará a hablarte y a hablar entre ellos, pero tu no debes mirarlos ni escucharlos, ni incluso pensar en nada que puedan decir de ti, lo único que ellos quieren es romper con tu máscara de enojo para castigarte. Si dejan de hablar, debes decirles: "Dejen de quejarse y disfruten su existencia". Debes sonar tan amenazador como sea posible, ellos volverán a hablar. Nadie sabe lo que pasa si se quedan en silencio.

Cuando el otro niño por fin llegue, se sentará de nuevo, y una figura alta y arrugada saldrá de la espesura. Te mirará fijamente, con rostro demacrado y con un enojo que debe coincidir con el tuyo. Exijirá saber por que, de todos los lugares, has ido a aquel. Míralo y pregúntale, "¿Acaso eso importa realmente?" La figura suspirará, y empezará a quejarse sobre la estupidez de la juventud; permanece en silencio, pues no son bien recibidas las interrupciones. Cuando finalmente termine, te volverá a preguntar, por qué estás aquí. Pregúntale: "¿Qué eran antes de esto?

Los ojos del anciano brillarán de comprensión, se sentará en una piedra cercana y empezará a hablar. Te dirá, con todos los detalles posibles, lo que eran antes de que todo empiece, cuando todavía había una pizca de bondad en ellos. Explicará, con voz fuerte, los tiempos más tranquilos, y hablará de los acontecimientos que provocaron su caída. Cada ilusión, cada sueño aplastado será descrito por él.

Mientras el anciano habla, el verde a tu alrededor se convertirá en tierra muerta, ennegrecida, árboles podridos y vegetación sin vida. No cambies tu expresión, y mantén tu mirada en el anciano.

La historia terminará con "Mira lo que le han hecho a mis hijos?" Las pequeñas figuras que estaban sentadas a tu alrededor serán ahora cadáveres pútridos, con destellos de tristeza en sus rostros putrefacto, rogando por ser liberados. Todos ellos se pondrán de pie , y se acercarán a su padre, mientras te dicen que su hambre debe ser saciada.

Ahora, en tu voz más alta, grita la palabra que te dijo el empleado. Si la has olvidado, o la pronuncias mal, pasarás el resto de la eternidad como la comida de los niños muertos.

Di la palabra, correctamente, y todos ellos deberán caer al suelo, tapándose las orejas, y las ramas del árbol se romperán. Toma el mayor trozo de madera que puedas encontrar, corre hacia el anciano y apuñálalo en el cuello con la madera. A medida que se ahoga con su propia sangre, sostendrá una rosa. Tómala, mientras la oscuridad te rodea, obligándote a ahogarte y morir como el anciano.

Cuando sientas como si tus pulmones se van a reventar, encontrarás una puerta que te llevará al lugar al que llamas hogar, entrarás en ella, mientras te falta el aire y apretando la flor en tu mano húmeda y fría.

Esa rosa es el objeto 87 de 538, un recuerdo triste. Representa la pureza que una vez exisitió, y que no exisitrá otra vez.


-The Holder of Void (El Holder del Vacío)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o casa a mitad de camino que puedas encontrar. Al llegar a la recepción, pide ver a alguien que se hace llamar "El Holder del Vacio". El trabajador te mirará como si hablaras en otro idioma. Repite tu solicitud una vez más, las veces que sean. El trabajador se pondrá de pie, visiblemente alterado, y hará un movimiento para que lo sigas. Hazlo, pero mira tus pies y cuidadosamente cuenta tus pasos. Una vez que tu pie haya dado el paso número 64, detente . El trabajador habrá desaparecido.

Gira a tu izquierda, y golpea tres veces en la puerta frente a ti. Si no hay respuesta, da la vuelta y haz lo mismo en la puerta detrás de ti. Si todavía no hay respuesta, entonces este juego no era tu juego, por tanto, vagarás por los pasillos de la institución por el resto de la eternidad.

Pero, si una voz infantil te pide que entres, abre la puerta en silencio y entra. Será una habitación sencilla, pintada de un color azul como el océano. Habrá un niño en el centro de la habitación, sentado en una mesa, jugando lo que parece ser una mezcla entre un juego de mesa y solitario. El niño te mirará con ojos increíblemente negros, ojos que parecen penetrar tu alma y más allá. Te preguntará, sin dejar de mirarte, "¿También quieres una carta?"

Los próximos momentos decidirán tu destino

Mira a sus ojos, pero no hagas ningún sonido. Respira tranquilamente. Él finalmente suspirará, y volverá a su juego. Sacará una carta de la pila sobre la mesa.

Si la carta tiene una imagen en ella, el niño suspirará de nuevo, y tirará la carta al suelo. La imagen en la carta, cobrará vida, huye, si lo deseas. Si tienes suerte, morirás de inanición y de deshidratación antes que la criatura, increíblemente grotesca, te encuentre en las salas de la institución.

Pero, si la tarjeta está en blanco, pregunta en voz alta y autoritaria: "¿Por qué se destruyeron?"

El niño te penetrará con su mirada una vez más, como examinando tu existencia. No trates de ocultar nada, ni luches. Los poderes de este Holder son más de lo que parece, y es muy posible que pierdas la cordura si te resistes.

Si aun estás cuerdo cuando termine este "examen", tendrás mucho sueño. Una vez más, no luches contra este sentimiento.

Despertarás en la cama, en el lugar que llamas hogar, con un objeto pequeño, redondo, nacarado en tu mano.


Este objeto es el 88 de 538. Jugaste el juego y ganaste, pero serás tan afortunado cuando se reúnan todos?


-The Holder of the Heart (El Holder del Corazón)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o casa a mitad de camino que encuentres. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder del Corazón". En caso de que una expresión de falta de interés se dibuje en la cara del trabajador, se persistente y pregúntale de nuevo, pero con un tono más decidido. No dejes que el tono de tu voz se desvanezca en ningún momento. Ellos saben que estás allí, y no dudarán en matarte. Una vez que se rinda y se levante de su escritorio, síguelo. Se detendrá en un pasillo muy extraño. Te entregará una máscara que tiene la mitad de una insignia extraña en un lado mientras que el lado opuesto es toda negra. Lo mejor será que te pongas la máscara antes de entrar, ya que no querrás que vean tu cara, ellos muy bien podrían identificarte entre un grupo grande de gente bastante bien. El trabajador estará allí, pero no te va a ayudar.

Una vez que llegues al final del pasillo, verás una puerta de madera del estilo de la época de los campesinos, reyes y caballeros. Llama dos veces, y di esto exactamente: "Deseo estar completo, no es mi intención molestar" En caso de que digas algo diferente, la puerta se abrirá de golpe, rompiéndose en pedazos, y no querrás saber lo que está del otro lado. Pero, si has dicho lo correcto, la puerta se abrirá poco a poco, y serás impulsado por una fuerza desconocida. No te moleste en mirar hacia atrás, porque no hay nadie. Llegarás a un gran claro, y la puerta por la que entraste, habrá desaparecido. Mira a tu alrededor, Verás un gran castillo, o lo que quedaba de él, más allá de un claro enorme. Camina hacia él, manteniendo tu máscara en todo momento. Es lo único que te protege.

Pasarán días, incluso semanas, antes que llegues al castillo, sigue caminando hasta que llegues a una puerta cerrada. Llama dos veces, y di: "He venido por mi corazón"

Un panel corredizo en la puerta se abrirá, revelando esferas brillantes de color ámbar en la oscuridad. Pregunta esto: "¿Tienes lo que busco?" Preguntar cualquier otra cosa, hará que la puerta se abra. No podrás escapar de lo que está del otro lado.

Si haces la pregunta correcta, escucharás un gruñido, significa que tienes acceso al pasillo. Entra, la puerta se cerrará. La criatura que tenía aquellos ojos como esferas brillantes, no estará por ningún lado. Es mejor así, por tu propio bien.

En aquel pasillo, todo es seguro, por lo que eres libre de quitarte la máscara y mirar alrededor. En el muro izquierdo del pasillo, habrá un hermoso mural que representa acontecimientos muy raros y peleas. En el muro de al fondo, te verás a ti, pero no tendrás rostro, y detrás de ti habrá una horda de cosas innombrables. No grites por lo que verás en el muro derecho, pues, ni siquiera la máscara podrá protegerte.

Echa un vistazo a tu máscara después de ver el muro de la pared derecha. La insignia de la máscara debe representar tu propósito para la búsqueda de este Holder. Ahora debes mirar el espantoso mural y decir en un susurro: "Quiero borrar este momento". Un poco de pintura y algunos pinceles aparecerán junto a ti, tienes que pintar la insignia de la máscara con los colores apropiados. En caso de que no coincidan los colores o ignores por completo este paso, hará que los demonios, se den cuenta, y sepan quien eres. Una vez que hayas terminado y estés listo para recibir el objeto, toma una larga mirada a la insignia de la máscara. Tendrás que recordar su nombre una vez que estés cara a cara con el Holder, cuando ya puedas reconocerlo sin problemas. Ponte la máscara y ve a la puerta al final del pasillo. Golpea tres veces, y di: "quiero ocultar la luz del sol."

Decir otra cosa, hará que la puerta se cierre, mientras que la puerta por la que entraste, se romperá, y ni el más santo será capaz de salvarte de tu destino. Si dices la frase correcta, la puerta se abrirá, y los murales en las paredes en el pasillo desaparecerán, excepto el símbolo que pintaste. Cierra la puerta detrás de ti y asegúrala con el mayor número de mecanismos de bloqueo que encuentres. La sala a la que has entrado tiene garabatos en las paredes, con palabras que muestran un críptico mensaje que apunta a otro, y otro, y otro.

No te molestes en tratar de entender estos mensajes, esto te dejará loco y tu comprensión de la vida se derrumbará en pedazos. En cambio, mira al Holder que está detrás de ti. Está sentado en el suelo, escribiendo algo incoherente con una pluma y tinta carmesí. Parece que le queda muy poca.

No importa cuánto tiempo tome, espera hasta que la tinta se agota. Interrumpirle dará lugar a que la pluma sea clavada en tu pecho y tu sangre será drenada de tu cuerpo y será usada como suministro de tinta para el Holder. Cuando termine de escribir y todo su tinta se haya agotado, pregúntale, "¿Por qué los inocentes son los primeros en sufrir? " Él se levantará, mirándote directamente con ojos muy rojos y tan cerca de ti que podría rasgarte la máscara. A continuación te explicará, en gran detalle, las tragedias y muertes de personas que conoces, personas que no conoces, y personas que desearás nunca haber conocido. Cuando haya terminado, dará un paso atrás y te preguntará que es lo que eres. Si no entiendes la pregunta y das la respuesta incorrecta, desearás que los demonios del exterior te hayan alcanzado primero.

Tu respuesta debe ser "Soy un ______!", con el blanco como el nombre de la insignia de la máscara. A continuación, va a reaccionar horriblemente, su piel se derretirá y sus ojos caerán, de forma que sus globos oculares, colgarán de sus membranas, hasta que, finalmente, se desprenderán. Su pelo se caerá, y su lengua se arrancará con fuerza.

Su carne, o lo que que queda de ella, ahora es toda de tono negro y su tamaño podría hacer que incluso el más grande demonio tiemble, pero no te acobardes de su forma verdadera, él sólo ataca a los cobardes. Con orgullo en tu voz, grita otra vez tu respuesta, y él hará un agujero en el techo. Una luz brillante resplandecerá sobre él, y el Holder se fundirá en un pequeño charco de líquido negro.

Todo lo que queda de él es un llavero pequeño, con un corazón rojo brillante colgando de uno de sus extremos. Delante de ti, aparecerá una puerta blanca, estará abierta. Rápidamente recoge la llave y entra por la puerta con los ojos bien cerrados, tan duro como puedas. Por cerca de un minuto, sentirás una sensación como de que caes. No abras los ojos, por que no querrás saber por dónde estás cayendo, y si lo llegas a saber, quedarás atrapado allí para la toda la eternidad.

Cuando estés boca abajo en lo que parece ser cemento, y sientas un calor en tu cuerpo, puedes abrir tus ojos. Ahora estás fuera de la institución o casa a mitad de camino, la misma a la que fuiste a buscar el objeto.

La máscara que llevas se caerá, y se quemará por un fuego negro quedando nada más que cenizas, para ser arrastradas por el viento.

El llavero es el objeto 89 de 538. Cuando hayas descubierto su propósito, tendrás una oportunidad de acabar con todo.


-The Holder of the Seeker (El Holder del Buscador)


En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o casa a mitad de camino que puedas encontrar. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder del Buscador".

Una mirada aburrida se extenderá a través de su cara y te preguntará, "amigo o familiar?" mientras busca en sus papeles. Responde con prontitud, pero con calma, que tu eres "Aquel que busca". Te dará una mirada que te dará a entender que te encuentras en una situación comprometedora. Aunque, de hecho es así pues estás comprometido desde que decidiste emprender este viaje. El secretario te dirá que te retires, alegando no tener tiempo para bromas. No insistas. De hacerlo, serás escoltado por los guardias, y perderás toda oportunidad de conseguir lo que buscas.

Levántate para salir, y pon tu mano en la puerta del edificio. Recuerdo claramente que muchos de los que han buscado a este Holder, han llorado amargamente en este punto, aunque dudo que tú lo harás. Grita con todas tus fuerzas, con una voz lo suficientemente fuerte como para sacudir las piedras: "Yo sé que son reales! No dejes que esto termine aquí !"

Sentirás una mano en tu espalda. Tal vez te toca el hombro o el brazo, o tal vez te tira de tu pantalón. Gira para ver quién llama tu atención, no habrá nadie. Te encontrarás en una choza destartalada. Si un aire prohibido parece alejarte de ella, has encontrado el lugar. Si deseas ahorrarte los innumerables horrores de los 2538 objetos, da marcha atrás. Nadie va a pensar mal de ti. Sin embargo, si eres valiente, toca la puerta de plástico forrado.

La puerta se deslizará hacia atrás, revelando a una mujer hermosa en un vestido elegante. Sus ojos tendrán ojeras por falta de sueño, y estarán rojos de tanto llorar por muchos, muchos años. Te preguntará si realmente crees en ellos. Dile la verdad, porque si mientes, se sabrá, y tu búsqueda terminará allí.

Si dices la verdad, y le gusta tu respuesta, entonces te invitará a entrar. Quítate los zapatos una vez dentro. Es una maniática del orden y se enfadará si ensucias la alfombra. El interior de este destartalado lugar es opulento, adornado con mármol, madera, oro y sedas finas.

No toques nada mientras te escolta en su salón. Especialmente, los cristales. Una vez dentro de la sala, siéntate en una mesa pequeña, mientras ella se sienta frente a ti. Esta mesa tiene forma de bagua (mesa de 8 lados) , con una bola de cristal en el centro y las patas incrustadas con imágenes de los otros objetos. No los mires. No toques la bola. Ya habrá tiempo para eso. Ella te hará preguntas, preguntas profundas sobre tus oscuros secretos. Preguntas que pondrán al descubierto todos tus pecados y fallas. Si empieza a llorar, debes saberlo, ella llora por ti, y llora por sí misma. No la consueles.

Después de un momento, ella tocará la bola de cristal. Haz lo mismo. Te preguntará tu nombre completo. Díselo. Tu nombre aparecerá en la bola de cristal. Te pedirá tu fecha de nacimiento. Dásela. También aparecerá en la bola. Te preguntará por tus títulos, tus seudónimos, tus apodos. Todos aparecerán en su bola de cristal. Cuando te pida que te levantes, hazlo, y síguela a su dormitorio. Aquí, ella pondrá ropa en la cama y saldrá, sin soltar la bola de cristal. Desnúdate delante del espejo. No dejes un solo anillo en tu dedo, o en tu oreja. Debes estar completamente desnudo. Pon tu ropa en la chimenea que está apagada. Vístete con la ropa que ella puso para ti. Tu destino estará sellado por los colores de las prendas.

Acuéstate en la cama. No te acuestes de lado o boca abajo, porque si lo haces, te quedarás allí por toda la eternidad, no podrás dormir, pero experimentarás cada pesadilla que alguna vez tuviste. Permanece inmóvil durante cuatro minutos y trece segundos. Si llegas a moverte al menos un poco, no vendrá. Cuando lo haga, estará usando la misma ropa que tu. Se verá siempre tan hermosa.

Esta es tu última visión de la verdadera belleza, antes de tu largo viaje de horror. Lanzará tus zapatos en la chimenea, y ésta se encenderá, quemando toda tu ropa y tus pertenencias. Luego se acostará a tu lado en la cama, alisando tu cabello como una madre lo haría a su hijo. Mira ésto en silencio, mientras cientos de sirvientes grotescos entran en la habitación. No los mires a sus ojos, llenos de dolor. No hagas caso a sus quejas. Porque si lo haces, harán sonidos que, lenta y dolorosamente, fundirán cada uno de tus huesos.

Lo peor está por venir. Cuando todas tus cosas no sean más que cenizas, ella se volteará e introducirá su mano en ti. Pinchará tus músculos y nervios. A veces te parecerá que hurga en tu médula. A continuación, se levantará en toda su altura y dirá: "Sabes lo que tienes que preguntar, pregunta"

Pregúntale "¿Soy el Elegido para buscarlos?"

Este podría ser tu último momento con tu mente, corazón, alma y cuerpo intacto. Ella probablemente comience a llorar cada vez más fuerte. Sus lágrimas caerán en tu pecho. Tu sabes que cada mentira tuya, ha sido descubierta aquel día. Criatura tonta, ¿cómo podrías mentirle a ella?

Ella podría mirarte con lástima, porque has llegado de tan largo viaje y has experimentado horrores inimaginables, e incluso, le has dicho la verdad, pero no eres el Elegido. Ella se disculpará por lo que te ha hecho y por lo que has sido forzado a hacer. A continuación, te preguntará: "¿Quieres olvidar?" Puedes responder de tres maneras. Si dice que sí, todas tus pertenencias te serán devueltas. Estarás de regreso en tu casa, y no tendrás ningún recuerdo de los Holders, los objetos, o los horrores que has presenciado en la búsqueda de ellos. Si dices que no, como algunos lo han hecho, su casa desaparecerá. No tendrás ropa ni pertenencias, pero tendrás el conocimiento de los objetos, así como cualquier objeto que ya hayas recogido. Si lo que buscas es recogerlos para tu beneficio personal, esta es tu opción a elegir.

Sin embargo, puedes decir "No, pero me gustaría ayudar al elegido". En este caso, te indicará el nombre y la ubicación del Elegido. Debes inmediatamente buscarlo, contarle todo, y darle los objetos que hayas encontrado. Después de esto, como en la respuesta "sí", serás devuelto a tu casa con todas tus pertenencias y sin recuerdo de los Holders.

Esto es en caso de que no seas elegido.

Sin embargo, si ella se agacha y te besa en los labios, y tu prenda toca su prenda de vestir, Sabrás que has sido elegido. Ella te dirá de los Holders perdidos. Te dirá el orden correcto en el que debes acercarte a ellos, de modo que puedas buscarlos. Y mediante la búsqueda de ellos, buscarlo a Él. Luego, te susurrará al oído tu nuevo nombre, tu nombre como el Buscador de los Holders.

Ahora sabrás que cada persona que sabe de ti, no recordará tu nombre, seudónimo o apodo que hayas tenido. Sólo tu nombre como el Buscador de los Holders. Si estás en cualquier institución de salud mental o casa a mitad de camino y le pides al viento que te lleve donde la Novia del Buscador, su casa aparecerá para ti como un refugio para tus problemas.

Ahora Tu eres el objeto 90 de 538, el Buscador de los Holders.

Si los buscas para reunirlos o destruirlos, los que hemos ido antes, rezaremos por tu alma.

No nos defraudes.

...


Última edición por Rotten.n el Jue Dic 19, 2013 3:13 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Rotten.n
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 05/01/2011

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Mar Ago 30, 2011 8:00 pm

Del 91 al 95...

-The Holder of Honor (El Holder del honor)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o casa a mitad de camino que puedas encontrar. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder del Honor". El encargado levantará la vista de sus papeles y te dará una carta de Tarot. Si la carta tiene una Luna en ella, entonces debes saber que estás listo para enfrentar este juicio, sin embargo, si el encargado te pasa una carta de un demonio en ella, da la vuelta, y no vuelvas hasta que hayas encontrado otro objeto. Sólo con su fuerza infernal sobrevivirás a esta tarea.

Si te quedas, el asistente te pedirá que busques en la iglesia al final de la calle, y luego volverá a su trabajo. Sal del edificio y camina tranquilamente por la calle, disfruta de lo que puede ser tu último momento con vida. Al llegar al final de la calle, verás una estructura deteriorada y en mal estado, que pudo haber sido un lugar de culto hace mucho tiempo. Entra por la puerta con cuidado, no sea que colapse encima tuyo.

Estará rodeado por luz. Llegarás a un lugar en el que verás los objetos que has encontrado en tu búsqueda, y dos puertas. Debes saber que si te falta la capa (Objeto 23 - El Holder del Odio), la Resolución de la Bestia (Objeto 37 - El Holder de la confusión), el Escudo (Objeto 41 - El Holder de la Soledad u Objeto 156 - El Holder del Escudo), o la espada (Objeto 45 - El Holder de la Paz), deberás tomar la puerta de la izquierda e irte, pues estás condenado al fracaso.

Si posees uno o más de estos objetos, elije la puerta de la derecha.

Pasarás a una extensión de páramo infernal, con el horizonte lleno de llamas y lluvia de sangre golpeando el suelo estéril debajo de tus pies. A lo lejos, una estructura alta sobresale, su blancura y pulcritud llama la atención a todo el que la mira. Y, puedes estar seguro, no estás solo

Tienes pocos segundos para dirigirte a aquel lugar, antes que una horda de demonios comience a correr hacia ti. Si tienes la capa contigo, póntela y camina hacia el edificio, las criaturas son una extensión del Holder, que ve a través de su odio. Ármate con la cuchilla que aparecerá a tus pies. Los demonios son numerosos, pero frágiles, existen como un pensamiento y un solo golpe los eliminará.

No importa cómo lo hagas, tomará mucho tiempo para llegar a la estructura, pero notarás que no te cansarás en la lucha, la pelea es el alimento de todo el que habita allí, y tu eres parte de ese lugar ahora. Al subir al primer escalón de la entrada, el enjambre infinito de criaturas que brota de sus puertas se detendrá, y la multitud que se apretaba con entusiasmo para degollarte se calmará y observará todos tus movimientos, a medida subas hacia las grandes y opulentas puertas. Se abrirán a tu paso, formando un círculo a tu alrededor, lo cuál hará que quieras entrar rápidamente.

El interior es tan lujoso como el exterior, lleno de finas telas, estatuas bellas y hermosas incrustaciones de mosaicos en el suelo. Las criaturas del Holder formarán un camino del que no debes desviarte, ellos son más resistentes allí dentro, en su casa. Sigue el único camino, por el tiempo que te tome, pero no des marcha atrás o intentes salir. Tu paso te conducirá a una habitación espaciosa, en la que hay un trono y dos personas: una mujer desnuda, recostada en el asiento, y un hombre pálido, adornado con armaduras, arrodillado en el suelo delante de ella.

Con valor, dile que has ido a responder al desafío. Con una sonrisa de la mujer, el caballero se levantará, se colocará el casco, y se armará de una espada y un escudo. En caso de que hayas llevado la espada, debes armarte de ella

Si no llevaste la espada, deberás usar la cuchilla que obtuviste, para pelear. De una forma u otra, cuando estés equipado adecuadamente, un traje de plata se formará a tu alrededor, y el caballero se alistará para pelear.

Ahora, todo queda en ti y en tus habilidades. Si usas la espada, sabrás que su armadura no lo protegerá, será fácil atravesarla, en cambio, con la cuchilla será un poco más difícil, pero, eventualmente penetrará el pesado metal. Si llevaste el escudo, no tendrás por qué temerle a su espada, pues no podrá hacerte daño si te proteges con él.

Debes tener en cuenta que el caballero es un oponente formidable, y usará cualquier medio que pueda para derrotarte, ya sea con su espada, su escudo, o incluso con sus propios puños. Para derrotarlo, debes romper el brazo con el que empuña su espada y arrancarlo de su cuerpo, sólo entonces se rendirá, y se arrodillará frente a ti, haciendo caso omiso a su herida sangrante.

Si vences, la mujer se levantará y caminará hacia ti. Arrodíllate, y mantén tu arma apretada en tu mano. Ella te dirá "Obedece al fuerte, destruye al débil" Ahora, hunde tu espada en su estómago.

Mientras su cuerpo se desploma en el suelo, envaina tu espada y ofrece al caballero el brazo que le arrancaste. Mientras lo ubica nuevamente en su lugar, su armadura se romperá, revelando su figura humanoide de piel ennegrecida como fuego, cabello dorado, y profundos ojos que ven dentro de tu alma.

Te felicitará por tu lucha, y te hablará de las medidas que fueron tomadas en aquel lugar para proteger el objeto, y cómo se extienden en si mismo. Cuando termine, te permitirá hacer una pregunta. Debes preguntarle: "¿Por qué lo sigues a él, mi señor?"

El Holder se sentará y, con voz grave que tiene el peso de años, como peleó su camino a Su favor, y describirá, en doloroso detalle, como peleó contra Él y perdió. Luego explicará las torturas que sufrió, y tu sentirás su dolor mientras habla. Si tu mente no puede soportar esto, entonces tomarás el lugar de la mujer difunta para el siguiente buscador, pero si logras resistir, el Holder te dirá el voto que tomó para escapar del tormento sin fin.

Cuando termine, se levantará y te ofrecerá la única pieza que queda de su armadura, el guante, que, a pesar de la batalla, está intacto. Reemplaza el tuyo con el que te ofrece. Luego, el Holder te aconsejará que te armes de nuevo, pues deberás luchar tu camino a la entrada de su casa. Sólo cuando estés listo, ordenará a sus criaturas, atacar.

Si has llevado la Resolución la Bestia, se manifestará en ese momento, surgiendo a través de tu cuerpo y proporcionándote la fuerza del más temible de los demonios. Si no la has llevado, será una larga y salvaje batalla a la puerta principal. Si consigues llegar al hall de entrada con vida y alcanzar la puerta, una luz blanca te rodeará, llevándote a través de dimensiones y llevándote a las afueras de la iglesia en ruinas. Todo se habrá ido, los objetos que elegiste regresarán al lugar donde los guardas, y tendrás en tu mano, el guante que te dió el caballero.

Ese guante es objeto de 91 de 538, La Mano de la Obediencia.

A pesar de que no te puede ayudar, el caballero espera que lo liberes de su servidumbre.


-The Holder of Salmacis (El Holder de Salmacis)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de rehabilitación. Diríjete inmediatamente a la recepción y pide al empleado por visitar a "El Holder de Salmacis". En caso de que te mire de arriba a abajo, como juzgándote, has llegado al lugar correcto. Presionará un botón oculto. Mantente inmóvil. El conserje llegará y te acompañará en un pasillo adyacente a través de una puerta. Una vez que hayas entrado, te tomará por los hombros y te preguntará si has obtenido el objeto del Holder de la Pasión . Contesta con sinceridad. Si tu respuesta es no, te empujará hacia la puerta. Corre rápido y correr mucho. No pares hasta que el sol se ponga dos veces

Si tu respuesta fue afirmativa, te llevará más adentro, en el complejo. Escucharás una serie de gritos, tanto de hombres como de mujeres. Si abres y miras el origen de los gritos, verás que hay hombres y mujeres, cosidas entre sí en todas las formas grotescas posibles. Evita mirar esto, pues si miras, tu destino será el de ellos y te coserán a otra persona sin anestesia, y la persona con la que te cosan, siempre luchará para arrancarse de ti.

Si evitaste ver, el conserje te llevará hasta el final del pasillo, a través de otra puerta, luego te tomará de la mano. Te preguntará si has cumplido la tarea del Holder de la Inocencia. Contesta con sinceridad. Si tu respuesta es no, se reflejará la ira en su mirada y golpeará tu cabeza contra la puerta hasta que la sustancia de tu cerebro te cubra enteramente. Y debes saber que en ésta sala no puedes morir, así que te quedarás así por toda la eternidad, sin la capacidad de moverte o pensar, nada más sentir el dolor.

Si tu respuesta es afirmativa., te llevará hasta un nuevo pasillo. El camino parecerá girar y encorvarse, como una serpiente enroscada alrededor de un cilindro. No te dejes engañar. Este pasillo es más recto que una flecha. Y si te sales del verdadero camino, caerás por toda la eternidad. Al llegar a la final, el conserje te hará una última pregunta. "¿Has visitado al Holder de Triskelion?" No contestes! Es un truco, que te costará la vida a menos que descubras su secreto. No existe el Holder de Triskelion. En su lugar, debes levantar el objeto 5 (El Ojo de la Luz) o el objeto 13 (El Rejol de Arena Roto). Si dices algo o muestras cualquier otro objeto, incluso aquel del más profundo abismo del infierno... lloraré por ti.

Te llevará a una última puerta y te encerrará. La sala estará muy oscuro y vacía, salvo por la puerta, una silla y un reloj antiguo. Siéntate en la silla y acaricia tus muslos tres veces. Gira la silla para hacer frente al reloj, y luego ponte de pie, mueve las manecillas del reloj de vuelta, cuatro minutos y trece segundos. La puerta se deslizará y revelará un pasillo diferente al de antes. Este pasillo olvidado aparecerá en decadencia, a excepción de unas estatuas de marfil de hombres y las mujeres a lo largo de las paredes. Aunque bellamente talladas, estas estatuas tienen el rostro atormentado por un dolor de parto. Sí!, incluso las estatuas masculinas tienen el vientre hinchado por un niño que sus cuerpos nunca serán capaz de traer al mundo, y no podrán sacarlo de sus cuerpos. No toques estas estatuas.

Corre ahora, hasta el final del pasillo. Hazlo rápidamente, porque el tiempo ha empezado a correr y te queda muy poco. Al final, encontrarás una motosierra con motor a diesel. Ponlo en marcha. Corta y talla todas las estatuas. no dejes ni uno sola intacta, tampoco dejes que ningún fragmento te toque. Si fallas, las estatuas crecerán a la altura de un ser humano completo y se irán contra ti, haciéndote toda clase de actos impuros. Cuando hayan terminado, te convertirás en uno de ellos. Siempre dando a luz, siempre profanado, nunca libre. Ora para que este no sea tu destino y tengas tiempo para volver a la habitación del reloj.

Siéntate en la silla de cara al reloj. Los engranajes del reloj caerán, formando una boca llena de dientes de engranajes. Esta boca se fruncirá. Inclínate y bésala. Asegúrate que tus ojos estén bien cerrados y que el beso sea apasionado. Acepta la lengua de porcelana en tu boca como si fuera la de una amante. Si lo haces mal, los engranajes te pulveriza lentamente. No dejes de besar, si te envuelve con sus brazos alrededor de tus hombros o sus piernas de porcelana alrededor de tu cintura. Este es el Holder de Salmacis.


Aparecerá como una muñeca perfecta, un maniquí correcto en su anatomía hasta el último centímetro. Con excepción de un soporte en su vientre. No fijes tu vista en este soporte. Sólo mira sus ojos. "Sólo el Buscador de los Holders puede llegar hasta aquí", ella dirá," ¿Eres tú El Buscador? " Dile la verdad. Pues los siete infiernos no son nada comparados con tu castigo, si mientes. Si eres el Buscador, ella comenzará a hablar. Te hablará de su hermana gemela, la novia del Holder del Buscador . Te hablará de sus muchas cirugías. Te dirá con todo detalle como fue su lenta transformación en una muñeca viviente. Cada corte y costura hecha sin anestesia. No le prestes atención, pues tu cuerpo podría sufrir la misma cirugía de la que ella habla. En su lugar, ponte en cuclillas y acaricia el interior de tus muslos una vez por segundo, 253 veces. Cuando hayas hecho esto, ella terminará de hablar. Pregúntale: "¿Cómo puedo ofrecer nuestra última esperanza?"

Ella sonreirá y alzará las manos, agarrando unas manijas invisibles en el techo. Se levantará en el aire, pero sus piernas y cintura no se irán con ella. Ahora debes completar su cuerpo. Pon, en la pelvis, el objeto 18, el útero de las pasiones. Luego pon en el soporte, el objeto 19, el falo de la inocencia. Ella descenderá y se volverá a conectar. Rápidamente, mantente cerca de ella, pues un círculo de cuchillas afiladas se dispara desde el suelo, llevando con ella una seda carmesí.

No te sueltes de ella. Ignora el dolor abrasador, producido por el corte en tus piernas y abdomen. Mantenla cerca. No hagas caso de las salpicaduras de sangre que salen de ti. Si te alejas de ella, aquel dolor permanecerá eternamente. A continuación, dará un paso atrás, y caerá al suelo. Su pelvis y pecho, habrán desaparecido. Ella estará muerta. El agudo dolor que sientes, va a disminuir, pero no mires hacia abajo! Si lo haces, una locura más allá de todo te invadirá. El círculo de seda se torcerá y girará, apretándote. No entres en pánico. No luches. Cuando parezca que serás aplastado, la seda se deslizará. Te encuentras de pie frente a tres puertas. Dos serán puertas de baños. Una tendrá una extraña marca.

Toma la puerta del centro con la marca. Te encontrarás en un baño, igual que un baño de hombres, pero de olor dulce, y con un dispensador de productos de higiene femenina. Entra en uno de los compartimentos y mira hacia abajo. La pelvis que construiste del Holder de Salmacis, así como sus pechos, ahora son tuyos. Familiarízate con tu nuevo cuerpo. Cuando hayas terminado, deja el baño, te encontrarás en el vestíbulo de la institución mental.

La pelvis del Holder de Salmacis, es el objeto 92 de 538. Con él, puedes llevar al niño de las pasiones y la inocencia. Si lo manchas con luz u oscuridad depende de ti.


-The Holder of Slaughter (El Holder de la Masacre)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier boda a la que puedas asistir. Camina hasta el altar y dile a la persona que toca el órgano que quieres ver a alguien llamado "El Holder de la Masacre", si te da una sonrisa pícara, has llegado al lugar correcto. Con un guiño, te pasará un machete por debajo del órgano, y te dirá que cierres las puertas. Dirígete a propósito a cada puerta y asegúrate de que no se abra, y no te preocupes de que alguien te vaya a ver el arma. Toca, con la empuñadura del machete, cada puerta y cada ventana cerrada, esto asegurará de que nadie escape.

Cuando lo hayas hecho, ve a la fila de bancos más alejada y quédate de pie en el pasillo hasta que la persona del órgano, toque una melodía inquietante y triste, llenando de confusión a los allí reunidos. Espera a que pasen, exactamente, veintinueve compases. Cuando comience el trigésimo, levanta el machete sobre tu cabeza y golpea con él a la primera persona que está a tu alcance.

En medio de los gritos de terror, la música será más fuerte, sonando a través de las tuberías con fuerza suficiente para sacudir a toda la iglesia. Ahora, debes, con gran placer y deliberación, avanzar y retroceder a lo largo de los bancos, atacando a todos los ocupantes del templo. No debes mostrar ninguna piedad, ninguna vacilación, sólo un leve desconcierto al ver tu cuerpo, lavado de sangre inocente. Si permites que el más mínimo atisbo de misericordia entre en tu mente, las fuerzas del machete consumirán tu alma, y la torturarán de culpa y agonía sin fin, mientras tu cuerpo se convierte en su herramienta.

Mientras pasas a lo largo de las filas, atacando a las personas, escucharás al predicador hablando, poniendo énfasis en todas las mejores obras de la humanidad, citando muchas cosas que tu y tu familia han hecho, no escuches su sermón, pues sabe bien este juego, y está tratando de confundirte para que dudes. Cuando hayas terminado la masacre , mata a alguien que está de pie en la entrada principal, y mira cómo se arrastra por el pasillo, hasta el podio central. Llamas saltan de los tubos del antiguo órgano, mientras caminas hacia él, eliminando a los pocos supervivientes que quedan. Dales tu sonrisa más loca y diles con dulzura: "Sólo el miedo a la muerte contamina"

Ataca y rompe la cabeza del novio en dos, si no matas a nadie de esta forma, alertarás a los poderes celestiales de tu presencia. La cabeza del hombre va a explotar, pero el cuerpo se volverá y saltará hacia el predicador. Los huesos del cadáver erupcionarán de su cuerpo, cortando muchas de las arterias del anciano, y ahora, puedes terminar con el resto de los invitados, pero deja a la novia para el final.

Ella caerá al suelo, llorando desconsoladamente, arrodíllate y tira su cabeza para hacer frente a su mirada. Bésala en la frente, y pregúntale: ¿Tienes miedo?. Si ella comienza a reír, entonces, recibirás un castigo que será rival de todas las penas del Antiguo Testamento.

Si llora más fuerte, gimiendo de dolor, tira de ella suavemente y abrázala. El organista ahora se levantará, pero el instrumento seguirá emitiendo la melodía. Bajará las escaleras hacia ti con la mano extendida. Dale el machete, y haz todo lo posible para no sentir ningún remordimiento.

Unas llamas rodearán el machete, que se extenderán a ustedes, la novia tendrá demasiado dolor como para gritar mientras sus cuerpos son quemados y vueltos en cenizas. Si tienes algún remordimiento por lo que has hecho, entonces el dolor sólo será el comienzo de los siglos de tortura que vienen. Si no tienes ninguno, entonces sentirás como si el fuego penetra tu alma, obscureciendo tu visión con una neblina roja. Y, como una nube de humo, ellos se habrán ido. Estarás en la misma iglesia, sólo que ahora, es una efigie del infierno.

Las paredes están elaboradas de carne, que rezuma sangre y pus de un sinnúmero de heridas abiertas. Fuego, brota desde el suelo sin previo aviso, y el aire se siente pesado, con los gritos de miles de muertos torturados. Todos están encadenados de forma grotesca, empalados uno junto a otro. La novia estará empotrada al podio, sus miembros abiertos en toda su extensión, asegurada por un dispositivo. Grupos de grotescos demonios, mal formados, vigilan detenidamente a la multitud, se agrupan al azar y abusan de las almas desamparadas, manchándolas con saliva, semen y sangre.

Y en todo esto, debes estar de pie y mirar, impertérrito. Incluso si haces una mueca de dolor, al observar una de las diversas actividades de los demonios, causará que ellos te confundan con uno de los invitados, y te den igual trato. Después de un puñado de eternidades, los demonios se reunirán ante la novia, complaciéndose a ellos mismos de formas que ningún ser humano normal puede ser posible que logre. Trozos de carne, humana y demoníaca, vuelan por el aire mientras violan el alma de la mujer. Cuando todos ellos parecen detenerse, da cuatro pasos por el pasillo, todos se dispersarán, dejándola cubierta de tantos fluidos que no serás capaz de identificar. El organista aparecerá ante ti, diciendo que has realizado un servicio único y amable para él, y afirmará que te dará una concesión por tus obras. Pregúntale: "¿Por qué matan?"

Él te mirará, claramente confundido, por un momento, pregúntale de nuevo, y se romperá en una especie de sonrisa paternal, y explicará, con una voz que no es ni de humano ni demonio, las múltiples razones que tienen para tanta muerte. Visiones de grandes atrocidades nadarán en tu mente a medida que habla, ilustrando cada una, mostrando que eres tú el instigador, lo que puede volverte loco, pero si estás realmente puesto en este camino, será para ti, una molestia menor. Cuando haya terminado, te dirá que es hora de partir, y te tocará el hombro. El dolor de la inmolación te golpeará de nuevo, y todo se apagará.

Despertarás al día siguiente en el lugar al que llamas hogar, con el periódico de la mañana junto a ti. En la página principal estará la noticia de los misteriosos asesinatos de los invitados a una boda, sin tener ningún sospechoso, junto al periódico, habrá una nota de agradecimiento, con un anillo.

Es el objetos 93 de 538, el sello del Eterno Genocidio. Tu camino está trazado, y tú estás más allá de la redención.


-The Holder of the Self (El Holder del Ser Interior)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o centro de reinserción al que puedas llegar. Ve a la recepción y pide ver a quien se hace llamar "El Holder del Ser Interior". El trabajador, alzará una ceja observándote, luego, te arrojará lo que sea que estaba comiendo y te llamará "idiota". Repite tu solicitud, y él se arrepentirá. Te llevará a un cuarto a una mesa de examinación. Y luego, se marchará moviendo la cabeza, reprobatoriamente, hacia ti.

Quítate la ropa, aunque puedes mantener tu ropa interior si lo deseas. Recuéstate sobre la mesa, los brazos a los lados y las piernas ligeramente abiertas a los bordes de la mesa. En este momento, decenas de manos monstruosas saldrán de la mesa, aruñándote con sus uñas irregulares y sucias. Lucha todo lo que quieras, eres de ellos ahora. Comenzarán a amasar tu piel, empujar y girar, hacer cosquillas y caricias. Surgirán más de debajo de ti, presionando tu espalda con sus nudillos. Si en este punto no puedes soportar el tratamiento, si estás demasiado disgustado por sus atenciones, limítate a decir "Yo rechazo esta prueba. Termínenla" Ellos arrancarán tus extremidades, una por una. Éste será un trato misericordioso.

Sin embargo, si puedes soportar esto, di "me relajo en su cuidado, llévame al objeto, oh Holder". En este punto, cinco brazos saldrán de la mesa. Dos te cubrirán los ojos. Dos aferrarán tu boca y la mantendrán lo más abierta que se pueda. Podrás saborear la sal y la suciedad de sus dedos. La última tendrá un poco de fruta dulce. la pondrá en tu lengua y su jugo se regará en tu boca. Querrás mantener aquella fruta en tu boca por un día y luego empezar a masticarla por el resto de la eternidad. No muerdas. No disfrutes de su sabor. Esto es una trampa. Si te entregas a esta fruta dulce, tu cuerpo será como una fruta dulce para las millones de manos del Holder.

Si pasas esta prueba, serás recompensado. Las manos se transformarán mientras siguen masajeándote. Serán tan suave y delicadas como una joven doncella. Sus uñas perfectamente recortadas y cuidadas. El olor de un perfume elegante flotará suavemente a través de tu nariz. No será muy poderoso, pero será tentador. Oirás un canto desde el interior de tu boca, con una voz que no es tuya. Esto es, la fruta dulce. Ahora se ha secado en una pequeña piedra. Será el canto de los héroes de antaño. Relájate, por ahora, el Holder está contento contigo.

Cuando tu relajación te lleve a un estado de felicidad absoluta, la fruta será retirada de tu boca. Las manos que mantienen abierta tu boca agarrarán tu garganta lo suficientemente apretada que no podrás escapar. Las manos sobre tus ojos se abrirán, pero sólo lo suficiente para ver. Las manos que una vez te acariciaban. te sostendrán con fuerza, casi dolorosamente, serás inclinado a una posición vertical y los muchos ojos del Holder aparecerán en tu limitada visión. Te observarán, algunos con gravedad, otros con enojo, otros con simpatía, y algunos ... algunos te miran lascivamente. Dile: "Acaso este cuerpo ofende a tus ojos, oh Holder. Tráeme el objeto" Ora para que esto sea cierto, porque si no, el Holder arrancará tus brazos y ojos, y experimentarás para siempre, la vida a través de él.

Si, de hecho, has ofendido sus ojos, aún puedes considerarte con mala suerte, pues tu búsqueda no se acabará aquel día. De entre tus piernas emergerán un par de brazos. Sosteniendo con sus manos una enorme y adornada llave dentada. Te apuñalará en el pecho, y arrancará de ti una luz brillante. La herida en la que se hundió la llave se habrá ido. La llave habrá desaparecido.

La esfera de luz consumirá la llave. Adoptará una forma idéntica a la tuya, y se atenuará hasta mostrar a tu gemelo exacto. Tu gemelo te explicará todo tipo de cosas. Lo que él dirá, nadie puede saberlo. Te hará preguntas, se honesto con él, con detalles precisos y completos. Si deseas reír, ríe. Si deseas llorar, llora. Si estás furioso, grita. No te contengas. Centrarte sólo en tu gemelo. No mires a los ojos o las manos, no importa lo que hagan. No hagas caso a los rumores procedentes de las manos en el lado de tu cabeza. Si lo haces, serás aplastado, y tu gemelo beberá tu sangre.

Cuando tu gemelo haya terminado su conversación, volverá a ser una llave. Una pequeña llave. En ese momento, las manos a los lados de tu cabeza dirán: "Habla, pues te has enfrentado a ti mismo". Haz una sola pregunta: "¿Quiénes somos para Él?" Las manos mantendrán sosteniéndote el cuello. No serás capaz de mover la cabeza. Las manos se cerrarán en tus ojos y boca. Serás incapaz de hablar o ver. Las otras manos extenderán tus brazos y piernas lo máximo que puedan. No serás capaz de moverte. Sentirás algo viscoso deslizándose por el interior de tus muslos. No debes protestar. En ese momento, el Holder describirá cada cosa mala que Él le ha hecho a la humanidad y todo el mal que le va a ocasionar. Describirá con gran detalle cómo cada uno de los objetos se usarán para descubrir y crear nuevos males, para realizarlos y ponerlos en práctica. Luego describirá, para tu horror, los resultados de estos males. Te dirá los cuentos de los inicios de la humanidad, como pasará el resto de la eternidad, recreando su obra, mientras la humanidad se retorcerá en agonía más allá de todo infierno imaginable, multiplicado entre sí. Y luego, más allá de todo, te dirá de las abominaciones reservadas por Él para ti, y para los inocentes, a los que una vez tuviste gran estima. Entonces, Te dirá lo que la humanidad significa para él. Este conocimiento puede causarte la muerte.

Sin previo aviso, las manos se estirarán, tirándote a aparte. Entonces doblarán cada una de tus articulaciones hasta que estés enrollado como una bola. Tirará y estirará y girará tu cuerpo en todas direcciones, y tu cuerpo gritará de dolor cuando el Holder descubra nuevas formas de retorcer tu cuerpo sin destruirlo. Luego te tirará al suelo.

Estarás completamente vestido, y en tu bolsillo habrá una pequeña llave dentada, adornada, la llave del ser interior. Descubrirás las verdades internas de cualquier persona u objeto que apuñales con él. Puedes irte en cualquier momento.

Esa llave es objeto de 94 de 538. Puede que nunca descubras la verdad de los otros.


-The Holder of the Purpose (El Holder del Propósito)

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier institución de salud mental o casa a mitad de camino que puedas encontrar. Al llegar a la recepción, pide visitar a alguien que se hace llamar "El Holder del Propósito". Una mirada de dolorosa depresión cruzará por el rostro del trabajador, se pondrá de pie y saldrá de la habitación. Síguelo por el pasillo. Más adelante, desbloqueará unas puertas de doble cadena, que son la entrada a otra sala. El trabajador no irá más lejos, señalando el interior para que avances, luego regresará a su puesto. Las luces en la sala no parecen estar funcionando . Una vez que estés en camino, la puerta doble detrás de ti, se cerrará de golpe. Oirás el ruido de las cadenas en el otro lado.

Camina por el pasillo oscuro. Parecerá más largo que todo el largo del edificio. Pronto te darás cuenta de los torsos enganchados en cadenas a tu alrededor. A pesar de ello, todavía están con vida;. sus gritos rastrillan tus oídos. Ninguna palabra escapa de sus labios, ya que no conocen idiomas, lo único que saben es de dolor. Sus ojos han sido arrancados y lágrimas de sangre corren de ellos. Sus corazones están expuestos y aún laten, incluso con las cadenas de frío metal clavadas en ellos. Sus brazos terminan en muñones sangrientos a la altura de los codos, y sus cuerpos terminan en la base de la caja torácica. Agitan sus "brazos", sus cabezas se retuercen, llorando por la liberación de su cruel destino. Unas aves negras, antinaturales, con garras curvas y afiladas, trazan círculos por encima de ellos. Haciendo de los encadenados, su alimento. Habrán miles ocupando el recinto. No les tomes atención, y se lo más silencioso posible. Si se dan cuenta de tu presencia, llorarán a su encargado y te unirás a los "hombres" en tormento eterno.

A medida que avanzas por el pasillo, sus gritos se ahogarán detrás de ti. En el momento que el último grito se desvanezcan, grita: "¡Sólo quiero saber!" Si una figura encapuchada, con enormes y terribles alas negras aparece delante de ti, es demasiado tarde. El encargado de las aves te ha encontrado. La cadena que tiene en sus manos será la cadena de la que colgarás para alimentar a sus hijos. Sin embargo, si un puente se revela ante ti, crúzalo rápidamente. Al otro lado del puente, hay un hombre sin rostro vestido de blanco. Su cuerpo está enfermo y pálido. Tiene un par de balanzas de oro blanco, de un diseño perfecto. La artesanía puesta en la balanza estará más allá de tu comprensión. No mires la balanza. Mira directamente a donde deberían estar sus ojos y haz una sola pregunta : "¿Cuál es su propósito?"

Sostendrá su balanza frente a él y te responderá. Su explicación no fue hecha para el oído humano. El hombre sin rostro contaminará y violará tu mente mientras te obliga a comprender la magnitud del universo y todas las cosas, físicas y planas, reales y etéreas. Esta tortuosa mente rastrillará lo profundo de tu alma y continuará por lo que parecen horas, quizá días. Su explicación te obligará a darte cuenta de lo insignificante que realmente eres, cómo no cambiaría nada en el gran esquema de las cosas si nunca hubieras nacido.

Por un breve momento, entenderás el trabajo y la artesanía puesta en la balanza. Tu mente casi quedará desgarrada por la comprensión de la belleza y la perfección. No tendrás que buscar fuera de ella, pues su atractiva seducción te robará el aliento. A pesar de ello, reúne toda tu fuerza de voluntad y aparta la vista.

Cuando termina de hablar, la mayoría se ha vuelto loco por la explicación exasperante, mientras que otros se hunden en una depresión inconsolable, pues sus palabras hacen eco en sus mentes para siempre. El hombre sin rostro llama al encargado de las aves para estas personas, es su destino unirse al resto de las personas en las cadenas, pero si te las arreglas para estar bien, delante de él, mira nuevamente su cara y arrodíllate ante él, te entregará la balanza.

La balanza es el objeto 95 de 538. Tiene el poder para pesar un alma contra todas las cosas. Llevas acaso un destino que pueda hacer equilibrio?

...
Volver arriba Ir abajo
Rotten.n
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 05/01/2011

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Mar Ago 30, 2011 8:13 pm

Un día en la vida de un Holder:

Así que, con el advenimiento del Internet, todos nosotros, Los Holders, podemos publicar las instrucciones de como obtener los objetos. He observado algunas de sus reacciones en los posts de los otros Holders, y déjenme decirles algo: Todos ustedes son un montón de bebes llorones!, ustedes "seekers" pueden pensar que la tienen difícil, con toda la mutilación y el retorcimiento de la mente, pero nosotros la tenemos mucho, pero, mucho peor que ustedes. Por ejemplo:

Les estoy escribiendo desde una institución mental. Por qué tiene que ser una institución mental??, estoy completamente cuerdo!!, Si lo que querían, era una atmósfera escalofriante, me hubiera gustado una mansión aislada, abandonada o un castillo en medio de la nada. Pero, por desgracia, los poderes QUE SON, decidieron que una institución mental sería un simbolismo perfecto para el deslizamiento de la cordura, al que describieron como el "tema central de la historia del viaje de un seeker", y eso implica, encerrarme en una pequeña habitación en las profundidades de un viejo, olvidado pasillo, que solamente los seekers visitan.

Esto no sería problema, si al menos tuviera a alguien con quien conversar, pero ellos ni siquiera me dieron eso!. NO, ellos decidieron hacer mi cuarto tan difícil de alcanzar, como sea posible. Se salieron de su camino para manipular las leyes físicas, de tal forma, que, quien sea que quiera visitarme, termine exhausto por el tiempo que a él o a ella, le tome alcanzar mi puerta. No estoy exagerando; ese es realmente el requisito: los complejos hechizos que se proyectan en esta institución mental, olvidada de Dios, hacen de la distancia entre la puerta principal y mi celda, una variable que depende directamente de la resistencia del seeker actual. Cuando mis visitantes llegan hasta aquí, están demasiado cansados ​​para hablar, y yo estoy obligado a matarlos, por no hacerme la pregunta a tiempo, gracias al juramento del Holder.

Por supuesto, esto es, asumiendo que el seeker logre llegar a mi cuarto. Verás, todos los hechizos que se lanzaron cuando esta casa de transición se formó, consiguió atraer a todo tipo de demonios y bestias del infierno, que ahora vagan por los pasillos en busca de comida. Claro, que podría haber algunos puntos débiles explotables, creo que era algo así como "no serán capaces de sentirte si aguantas la respiración todo el camino", pero en realidad, ¿cómo diablos se supone que tú sabrías eso? Incluso ignorando que la mayoría de la gente no puede ir durante todo ese tiempo sin respirar, yo apostaría a que ocho de cada diez visitantes que acuden en busca de mí, no saben que hay bestias del infierno paseando por ahí, especialmente, desde que tienen que cerrar sus ojos todo el camino.

Oh, sí. No he mencionado eso, ¿verdad? Las paredes de esta institución están cubiertas con pinturas que pueden romper tu mente si apenas les echas un vistazo, por lo que necesitas mantener los ojos cerrados en el camino. Tu podrías estar pensando, "Eso sólo demuestra que las cosas son más difíciles para nosotros, los seekers!" Pero te equivocas. Las pinturas y las bestias del infierno no sólo les impiden llegar a mí, ellas me impiden salir a caminar! No puedo pasear por ese estúpidamente largo pasillo, más fácilmente de lo que ustedes pueden!

¡No! Estoy atrapado aquí en mi celda para toda la eternidad, justo al lado de la celda de un tipo que simplemente no se calla. Ni siquiera me está hablando a mí, porque yo agradecería cualquier tipo de conversación en este punto. No, él sólo canta continuamente, cantos siniestros en Sumeria antigua, las 24 horas del día, los siete días de la semana. Cuando deja de cantar, es porque está por matar a algún pobre, confiado buscador, por alguna estúpida razón como que pisó la baldosa equivocada en el camino hasta aquí, lo que me priva de la conversación una vez más.

En los últimos ochenta años, He tenido exactamente a una persona, que ha llegado a mi guarida con el aliento suficiente para hacerme la pregunta. Yo estaba tan encantado, que hablé por horas de mi objeto y los buscadores del pasado que, a mi juicio, fallaron, conceptos metafísicos relacionados con mi objetivo, etc... Sólo para descubrir que se había vuelto loco en los primeros diez minutos. Más tarde me enteré de que los Poderes QUE SON, maldijeron mi voz para volver loca a la gente. Eso es genial, de verdad. Eso significa que si alguien quiere conseguir mi objetivo y salir con vida, se ve obligado a ignorarme. Estoy seguro de lo hicieron para mortificarme. No puedo pensar en ninguna otra razón por la que harían eso.

Así que, sí. Uh... Mi objeto es el número... algo por el 538. Por favor, ven a buscarme pronto. Realmente quiero un poco de compañía.


Última edición por Rotten.n el Jue Dic 19, 2013 3:16 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
arukas-chan
Blorch King
Blorch King


Mensajes : 1171
Fecha de inscripción : 26/04/2011
Edad : 27
Localización : La Paz, BCSur

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Jue Jul 05, 2012 9:44 am

leer leer leer @____@ quiero leerlos todos pero tan en inglesss msh >0<

saben qe estaria chingonsisimo una saga de juegos basados en estas historias @w@
Volver arriba Ir abajo
http://arukas1000.tumblr.com/
HouseMDfan
Blorch King
Blorch King


Mensajes : 1338
Fecha de inscripción : 28/02/2010
Edad : 25
Localización : No me encontrarás, estoy tras siete proxies

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Vie Jul 06, 2012 8:24 am

Muy buene creepypasta, aunque más bien es como un completo libro de terror.

arukas-chan escribió:
leer leer leer @____@ quiero leerlos todos pero tan en inglesss msh >0<

Creo que en creepypastas.com hay una versión traducida..
Volver arriba Ir abajo
lila angeliz
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 24/07/2012
Edad : 17
Localización : en las sombras o en mi casa dibujando como te mataré

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Jue Feb 28, 2013 4:51 am

pobres solo quiren compañia Sad

ya se, me convertire en un ''seekers'' Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Nightcathybrid
Fembot Yaoista


Mensajes : 3623
Fecha de inscripción : 19/01/2011
Localización : acosando a Usagi adsdasddasa

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Miér Jun 25, 2014 8:03 am

Quieren compañía, ese de un día en la vida de un holder me encantó
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Creepypasta: The Holders    Hoy a las 7:14 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Creepypasta: The Holders
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» El cartucho maldito de Mario 64 (Creepypasta)
» Creepypasta: Call of duty: World at War
» Manos [Creepypasta]
» Creepypasta: Mario the 13th Hotel
» Creepypasta:FILMES LUZ DE LUNA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Blorch Hogar de la gente rata asesina :: Misterios Misteriosos :: Datos Freak :: Creepypastas & Leyendas Urbanas-
Cambiar a: