Sitio en español dedicado a Invasor Zim y otras obras de Jhonen Vasquez
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 CREEPYPASTA: Pokemon Red's party

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Vincent Villalobos
Fast Food Slave
Fast Food Slave


Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 02/06/2012

MensajeTema: CREEPYPASTA: Pokemon Red's party   Sáb Jun 02, 2012 2:07 pm

“No se debe robar”.


Muchos aprenden esta norma moral en el núcleo de sus familias, en la escuela o incluso en la iglesia. Y yo mismo fui educado en el noble arte de no sustraer las pertenencias ajenas, pero todos tenemos infancia y nos enfrentamos a las fuerzas de la tentación en más de una ocasión aunque inevitablemente después nos arrepintamos. Con esta historia os aseguro que aprendí la lección de manera satisfactoria.


Corrían los noventa, cuando cursaba en la escuela primaria, no recuerdo que curso ni cual era mi edad exactamente. En aquella época estaba en pleno apogeo la edad de oro de Pokémon. La famosa franquicia de videojuegos que recurrente a su éxito no tardaron en fabricar todo un merchandising de otros artículos además de la famosa serie televisiva. Recuerdo que entre todas mis amistades no quedaba ninguno sin contar con al menos un cartucho para Game boy. En especial, tenía un amigo el cual su padre conocía a un empleado de la empresa que se encarga de la distribución de los videojuegos en mi país, por lo que siempre estaba enterado de las novedades, así como eventos especiales, una supuesta nueva generación que estaba por llegar (la que en escaso tiempo sería la segunda generación), además de tener en su poder las tres primeras ediciones que llegaron a occidente (rojo, amarillo y azul).

Un día entre semana me llamó por teléfono diciéndome que fuera de inmediato a su casa, como mis padres solo me dejaban ir a casa de mis amigos los fines de semana tuve que insistir mucho para que me dejaran ir, estrategia que funcionó.

Al llegar me enseñó un cartucho que le regaló su padre por la mañana. Al mirarlo unas dudas quedaron zanjadas, pues siempre pensé porque rojo, azul, amarillo y no verde. El cartucho brillaba a la luz de la ventana pareciéndose a una esmeralda a mis ojos. Me contó que esa edición era exclusiva en Japón, quedando demostrado por los textos en caligrafía nipona, cosa que no importaba pues nos conocíamos el juego de memoria. Nos sorprendimos de los sprites tan arcaicos con los que contaba ese juego. En un momento de la tarde, la madre de mi amigo lo llamó, acudiendo a su llamada, quedé solo ante su caja de cartuchos. Resaltando sobre los típicos cartuchos grises de los juegos de Game Boy, estaban las ediciones de Pokémon, habiendo una entre ellas que llamó mi atención, pero no me sorprendió por los contactos ya mencionados de su padre.

El cartucho en cuestión era marrón, y supe que era de Pokémon por la pegatina en su parte frontal. En ella aparecía la clásica palabra “Pokémon” en amarillo, en lugar de un Charizard o un Blastoise como ya estaba acostumbrado, aparecía la imagen de un Jynx. Me desconcertó, pues el rostro característico de ese Pokémon de ojos inocentes y labios carnosos se veía convertido en aquella imagen en un rostro demasiado realista, un realismo tal que parecía observar la imagen de una persona de verdad, parecía como una joven preocupada por alguna razón irreconocible. Debajo de todo aquello, podía verse el desconcertante nombre que marcaba una línea de grotesca irrealidad al cartucho: Red’s party edition.

Escuchaba los pasos de mi amigo subiendo las escaleras, con lo que mi reflejo ante la curiosidad que despertó el misterioso cartucho fue ocultarlo en el bolsillo de mi pantalón para poder más tarde degustar los contenidos de aquello que, en un principio pensé se trataría de un beta anterior a las ediciones que ya conocía.

Seguimos jugando hasta que llegó la hora de irme a casa. Rompiendo todos los esquemas de conducta enseñados por mis padres, robé ese extraño juego de mi amigo. Yo no fui consciente al cien por cien de lo que hacía, pues como ya dije, todos tuvimos infancia e hicimos en alguna ocasión algo parecido. A mi me salió mal.

Corrí a mi habitación y agarré mi Game Boy, sacando la edición azul para introducir el objeto del crimen menor que acababa de cometer, encendí la consola y apareció el rótulo típico de Nintendo y la introducción al juego en la que luchan un Gengar y un Nidorino. Pero ahí comenzó la espiral de descenso hacia una irracionalidad no acorde con las expectativas que esperaba de un juego de Pokémon, por lo menos a los que había jugado. Del combate ya mencionado pasó a la selección de comenzar una partida o continuar una anterior. Solo aparecía la primera opción, así que empecé un nuevo juego.

Apareció el Profesor Oak y su ya conocido monólogo en el que explica lo que son los Pokémon, el cual termina cuando te pide introducir tu nombre, yo para comenzar cuanto antes elegí el de Red, que aparecía ya para preseleccionar.

El personaje se encontraba a la entrada del laboratorio del Profesor Oak, me pareció que dicho laboratorio estaba más grande de lo normal, y no había ningún ayudante del profesor como solía haber en los juegos de Pokémon, solo se encontraba él, los muebles, y por supuesto, las pokeballs en las cuales se encontraban los pokémons a seleccionar uno para tu aventura.

Al hablar con el Profesor, iba demasiado al grano pidiéndote por favor que seleccionaras uno de esos tres Pokémons, ni te explicaba que de joven era un gran entrenador, ni que tenía un nieto de mi edad, que por cierto, ya empezaba a parecerme decepcionante que no estuviera en el juego, pues ya dije que en su monólogo no tenias que asignarle un nombre, ni se encontraba en el laboratorio esperando como el protagonista del juego su primer Pokémon.

Estos tres Pokémons a elegir tampoco eran los clásicos Charmander, Squirtel y Bulbasaur, en su lugar se encontraban un Farfetch'd, un Porigon, y un Magmar. Ante tal oferta, evidentemente seleccioné a Magmar.

Habiendo seleccionado a mi Pokémon, me dispuse a comenzar esta levemente modificada aventura. Al salir del laboratorio, en lugar de encontrarme en pueblo Paleta, aparecí en el casino de ciudad Azulona. La alegre música que solía escucharse en aquel lugar no aparecía, no estaban los típicos ludópatas que solían darte fichas, ni la dependienta del casino, ni el soldado rocket con el que peleabas para poder entrar en la guarida del Team Rocket. En lugar de haber una escalera que condujera a la guarida, se encontraba una puerta, a la cual accedí.

El silencio de la sala anterior se truncó por la melodía que suele aparecer en las bases secretas de la malvada organización, solo que sonaba con mayor lentitud. En ocasiones se trababa y se escuchaban ruidos ásperos parecidos a las radios sintonizándose. En este punto comencé a tener un poco de miedo, pero la curiosidad era mayor, haciéndome así seguir con la travesía. La guarida se encontraba en malas condiciones, las sillas estaban tiradas por el suelo, las macetas destrozadas y todo lleno de roturas, tanto en las paredes como en las mesas o armarios típicos del decorado. A partir del segundo sótano, todo me pareció nuevo, no era la guarida corriente que te encontrabas en ciudad Azulona, otros pasadizos y puertas. Era un lugar en ruinas, con una banda sonora que distaba de ser amateur y no había rastro de soldados Rocket.

Sería en el tercer sótano, cuando al pasar por las escaleras me encararía inmediatamente con un entrenador. Su avatar no era el de un miembro del team rocket, sino el de un Mr. Mime, me extrañé no solo porque estaba a punto de luchar con un Pokémon, también porque antes de la pelea soltó una parrafada de texto. Fueron al menos diez páginas pero estaban en japonés imposibilitándome su comprensión.

El sprite de aquel misterioso entrenador era el de un Super Necio, ese entrenador con gafas que aparecia recogiendo las pokeballs del suelo. Pero en el texto apareció esto:

Aidsman quiere luchar.

Tan solo tenía un pokémon, y a partir de su eclosión no tuve gritos para desahogar el terror que me recorría todo el sistema óseo. ¿Recordáis al pokémon exeggutor, de tipo planta, con forma de palmera? Ese sería el único pokémon que tenía Aidsman, solo que tenía una leve diferencia, la cual me costó en un principio descubrir. Lo que en un exeggutor normal eran tres cocos con caras diferentes, en este ejemplar pude reconocer que eran cabezas humanas. La cabeza del medio pertenecía a Oak, me costó reconocerla, pues los gráficos del juego no permitían la muestra de muchos detalles, pero podía ver en aquel rostro una mirada perdida, dirigida hacia una lejanía ascendente. Esa mirada encajaba a la perfección con su boca abierta de la que colgaba un leve trozo de carne llegando a ser su lengua. La cabeza de la izquierda no pude reconocerla, podría ser un personaje del juego pero simplemente miraba hacia abajo, con melancolía, era tal su inclinación hacia abajo que sus ojos no se podían percibir. La tercera cara mostraba una explosión de energía enorme, una mirada nerviosa y desafiante, en la cual se observaban dos líneas líquidas en sus carrillos, como en mi máquina no se podía apreciar el color, nunca supe si era sangre o simples lágrimas, pero pensando en lo macabro de la situación llegaba incluso a despertar mi morbosidad que fuera lo primero. Aquel último rostro, el que de forma insana, pero cierta rozaba más con la línea dentro de lo humano si me era reconocible, era Giovanni.

Se quedó la imagen alrededor de unos veinte segundos, acompañada del típico grito que acompañaba a cada pokémon. Este era de larga duración, y bastante chirriante, llegué a sentir molestia en los oídos, hasta que al fin saqué a mi magmar, el cual solo conocía ascuas, cosa que no era mala del todo, pues exeggutor como ya he dicho, es de tipo planta.

Le lancé el ataque y la barra de vida fue descendiendo lentamente, no le presté mucha atención, pues seguí observando absorto esa sucesión macabras de cabezas, no se si fueran los nervios o realmente fuera así, pero pude apreciar que uno de los ojos de la cabeza de Oak le quedaba colgando por una leve cuerda cárnica. El ataque acabó con aquella pesadilla, saliendo de nuevo la imagen del supuesto Aidsman, solo que ahora aparecía completamente tumbado, boca abajo, su largo pelo tapaba cualquier atisbo de rostro, sus piernas no se mostraban por el simple echo de que no estaban, aquel entrenador que solía ser la figura de un Super Necio, llamado Aidsman, tan solo era un cuerpo de cintura para arriba tras el combate. Mostró otro largo texto, también en japonés, pero algunas palabras entre toda esa jerga incomprensible pude apreciar varias palabras anglosajonas, como: Infected, dream, trash y rape.

Cuando acabó su discurso, finalizó la secuencia característica de los cartuchos de pokémon de las batallas, y aparecí a la entrada de un pasillo. No era el sótano en el que encontré a Aidsman, pero no parecía que estuviera en otro lugar que no fuera la guarida Rocket de ciudad Azulona. La música de la guarida con fallos que se escuchaba con anterioridad fue sustituida por el sonido chirriante que desprendió el exeggutor de Aidsman en lo que parecía un bucle, era como si el juego se hubiera congelado, pero podía seguir moviéndome con total libertad, así que seguí a lo largo del pasillo.

Cuando hubo finalizado en lo que fue un tiempo no tan largo como yo, ya bastante desubicado y esperando encontrarme cualquier cosa, esperaba. El pasillo terminó, mostrándome una puerta que atravesé.

Aparecí ahora, en otro habitáculo, aparentemente vacío, la canción que sonaba de fondo me hizo comprender, que a pesar de la similitud con la guarida Rocket, aquel pasillo de quien sabe cuantos metros más abajo del casino, me había conducido a la lejana isla Canela, a la mansión abandonada que allí se alojaba, con mayor exactitud. Cuando di un paso, mi personaje se detuvo, dejando ver un texto:

“Jynx! jynx! jyyyyyyyynx!”

Estaba acompañado del grito de ese pokémon al que hacían referencia aquel texto, acordándome de la macabra imagen de la pegatina adosada al extraño cartucho que acababa de robar y que ahora estaba jugando. Avancé encontrándome con una mesa y varias estanterías que solían aparecer en la mansión pokémon. Junto a la mesa se encontraba un sprite de humano, el cual pude reconocer ser Giovanni, el líder del Team Rocket, pero su vestimenta, era blanca, no era el traje negro con el que lo recordaba. Se encontraba junto a un sprite de pokémon, era el de un Mr. Mime, como el que representaba a Aidsman. Ambos miraban hacia la derecha. Se volvió a oír otro grito de Jynx, esta vez más desgarrado, me recordó al exeggutor de Aidsman. Otro texto apareció:

“Jynx! jynx! jynx!…”.

“…”

Giovanni se giró, en su cabeza apareció el signo de exclamación que aparece cuando te ve un entrenador y se acercó hacia mi, aparece un texto:

“Rape, rape, rape!“

La pantalla cambió a una batalla, un texto me informó del deseo de Giovanni de luchar. Giovanni aparecía completamente desnudo, su cara era la misma del exeggutor de Aidsman, un rostro que mezclaba locura y deseo, unos dientes fuertemente apretados y unos ojos que pretendían salir de sus cuencas, todo eso dejaban ver los modestos gráficos de un juego de Game boy.
Portaba dos Pokémons, el primero fue un Lickitung. Éste se mostraba extremadamente delgado, no lo habría reconocido si no hubiera leído su nombre encima de su barra de vida, que al comenzar la batalla extrañamente se encontraba en bajas condiciones. Su característica lengua le colgaba de la boca, pegada prácticamente a su esquelético cuerpo casi sin vida. Su mirada era la misma que el Oak en aquel exeggutor, mirada ascendente y penetrante, absorta en pensamientos lejanos y grotescos. Lo derroté con facilidad con mi Magmar, el cual también se veía extrañamente diferente, su sprite estaba borroso y eso me hizo pensar en un glitch.

Luego, sacó a su segundo Pokémon, Jynx

Fue algo grotesco, su boca de labios hinchados se encontraba imposiblemente abierta, y brotándole una líquida sustancia de la boca. Había un gran cuidado en las calidades de ese sprite. Se mostraban algunos dientes, las arrugas del paladar, la campanilla, y al fondo, un negro extensamente oscuro. Su rostro negro, como el de cualquier Jynx, se encontraba grisáceo, sus manos humanas tapaban con gran violencia una de sus mejillas y su sién con gesto de desesperación. Sus ojos mostraban detalladas arrugas en derredor de sus globos oculares, en los cuales eran apreciables gran cantidad de pilosidad sanguínea, pero imposible de encontrar rastro de pupilas. Su pelo, levemente removido por la mano que exageradamente cubre la sién, aparece sometido a un huracán de estropicio, en un caos completo de despeine. Muestra también leves manchas de una sustancia, que según a mis ojos, era de la misma textura que el hilo chorreante de su boca.

No necesité ningún ataque para acabar con él. Fue derrotado tan pronto como apareció. La batalla acabó y la pantalla se quedó en completa oscuridad. De repente, el grito de aquel exeggutor volvió a sonar, apareciendo en la oscuridad dos ojos y una boca, como las de ese último Jynx. La imagen cambió y mostró lo que fuera otra imagen, también de gran calidad de un Giovanni desnudo, Sentado contra una pared en el suelo, con lo que mis ojos inocentes pudieron ver que era un pene erecto con una mucosidad chorreándole por su piel. A ambos lados se encontraban dos esqueletos, uno no parecía humano haciéndome ver sus formas que se trataba de un Jynx. El otro por la gorra y su vestimenta no podía ser otro sino el personaje al que encarnabas en los juegos de Pokémon: Red.

La imagen estaba acompañada por la melodía que sonaba en los créditos, al acabar con el alto mando. Apareció un texto: “5yL”. Después, la consola se apagó.

Todo eso me desconcertó, oculté el cartucho en algún lugar que no recuerdo en la actualidad. Seguí jugando a las siguientes ediciones, las cuales aparecieron a medida que iba creciendo y olvidé por completo aquel maligno juego. Hasta hoy, que leí esta historia de terror, que en internet se suele llamar creepypasta:


“Al parecer, Giovanni, el líder del Team Rocket realmente no volvió en otros juegos de Pokémon, pues se dice que se volvió loco y se alejó del mundo, apareciendo un impostor del anterior en las ediciones oro plata y cristal.”

Al leer esto recordé el juego, en el Giovanni desnudo, en la cara de Jynx, y en ese horrible texto que aparecía atribuido al líder rocket: rape, rape, rape. Y pensé en mi gran fortaleza al no ver mi infancia trepanada ante dicha experiencia, lo que si cambió en mi vida fue un aspecto de mi actitud, jamás volví a tocar algo ajeno.

























Volver arriba Ir abajo
Black
Soldado Irken
Soldado Irken


Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 01/03/2012
Edad : 19
Localización : No Importa Donde Este, Te Veo Ahora... Nahh Chile

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: Re: CREEPYPASTA: Pokemon Red's party   Sáb Jun 02, 2012 6:08 pm

que buen creepy , toma tu superpuntodereputacion
Volver arriba Ir abajo
JM sweet(sabri)
Blorch King
Blorch King


Mensajes : 2356
Fecha de inscripción : 21/09/2011
Localización : bajo mi cobija de la vergüenza n///n

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: Re: CREEPYPASTA: Pokemon Red's party   Miér Jun 20, 2012 4:59 am

woo, genial el creepy!
yo junca jugue un juego de pokemon Sad mi mama no me dejo...(decia que tanto pokemon como los videojuegos eran "de hombre")
Volver arriba Ir abajo
lila angeliz
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 153
Fecha de inscripción : 24/07/2012
Edad : 17
Localización : en las sombras o en mi casa dibujando como te mataré

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: Re: CREEPYPASTA: Pokemon Red's party   Vie Mar 01, 2013 2:46 am

que buena creepy +1, yo tampoco e jugado pokemon Sad
Volver arriba Ir abajo
vaxan
Vortian Soldier
Vortian Soldier


Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 06/12/2010
Edad : 19
Localización : chile

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: Re: CREEPYPASTA: Pokemon Red's party   Vie Mar 01, 2013 6:57 am

Buen Creepy te dejo un punto de repu n_n
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: CREEPYPASTA: Pokemon Red's party   Hoy a las 1:15 am

Volver arriba Ir abajo
 
CREEPYPASTA: Pokemon Red's party
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Creepypasta: Esa maldita sombra (Pokémon)
» Creepypasta: Las copias fallidas (Pokémon)
» cuidad lavanda. pokemon real o no real
» Crepypasta pokemon: El amor de Gardy
» Creepypasta: Pokémon Oro y Plata

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Blorch Hogar de la gente rata asesina :: Misterios Misteriosos :: Datos Freak :: Creepypastas & Leyendas Urbanas-
Cambiar a: