Sitio en español dedicado a Invasor Zim y otras obras de Jhonen Vasquez
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 CONTENEDORES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Evil-Perro
Creepy Mod
Creepy Mod


Mensajes : 3817
Fecha de inscripción : 09/10/2011
Edad : 26
Localización : Culiaperro, Sinaloa

Hoja de personaje
PUNTOS DE VIDA:
50/50  (50/50)

MensajeTema: CONTENEDORES   Lun Dic 24, 2012 8:29 am

se que algunos podrían calificar estas historias como de mal gusto, pero en la situación deprimente del foro, cualquier aporte no esta de mas.

En algún sentido, la expresión “A tiro de piedra” siempre me ha parecido muy agradable, muy gráfica, pero nunca la he podido utilizar en una plática, yo creo que hay frases muy buenas que están hechas sólo para cierto tipo de personas, como las bebidas que muestran cierta concordancia cuando están en las manos correctas: “Ya eres grupero o qué” le había soltado Gabriel a Marcos un día que éste llegó pidiendo un “Tecate” en vez de una “Sol”. Yo pienso que si un día me atreviera a utilizar esa frase, y suponiendo que se me presentara la ocasión, se me escucharía más insertada que implante de Victoria Beckham.

“¿Se acuerdan de la canción de Aqua: “Barbie Girl”?” preguntaba Marcia, “Te mamaste. Toda vieja la canción” soltaba Miriam, “¿Por?’ preguntaba yo, “Nada más… me acordé” decía Marcia que se había medio incorporado de golpe, en el sillón, sólo para decir eso y luego aspiraba por el “Hitter” como si el mundo cupiera en ese cilindro rosa metálico y ella quisiera saberlo todo, lo disfrutaba, lo contenía tanto como le era posible, entonces lo dejaba correr y se hundía nuevamente en el sillón con los ojos a media asta, como canción de Juan Luis Guerra.

Cuando llegué al departamento de Marcia ellas ya estaban fumando, Marcia vive en un edificio de ocho pisos, en el último, en el rincón. Llego hasta la esquina superior derecha de ese bloque de ladrillo y concreto, y me recibe una puerta abierta que desborda humo, como a cascadas, o como enormes, largos, translucidos y delgados latigazos grises en slow motion. “Tengo hambre: aliméntenme” digo/suplico, “hay espagueti en la estufa” me dice la anfitriona, “está muy rico” añade Marcia. Estoy comiendo espagueti y batallando con la cuchara, que fue lo único limpio que encontré aparte de un plato desechable. En el televisor dan Mad Tv el sketch se llama “White Mama” o algo así.

“¡Qué tetotas!” dice Marcia y atrapa mi atención de inmediato. Ellas tienen unas revistas porno, yo trato de ver desde el sillón, pero ni alcanzo ni traigo los lentes, así que “Voy a checar Face” le digo a Miriam, luego me planto ante su Laptop y tecleo “Tetotas” dándole clic en la sección de imágenes, pero no es igual “se dan cuenta que las revistas que están hojeando son de segunda MANO” digo envidioso, haciendo claro énfasis en la palabra “mano”, pero ellas ya no están porque se fueron al balcón a ver la luna y a asombrarse de su color rojizo en esta noche despejada; entonces regreso a mi plato de espagueti. “Ves ese sillón… yo lo quiero” le dice Miriam a Marcia “igual aquí está Andrés, él puede ayudarnos a subirlo” suelta esta última, “ni madres, de dónde me vieron cuerpo de cargador de muebles, estoy todo pinche flaco, y el trabajo físico obviamente no es lo mío, si quieres pídeme que te configure un servidor, pero cargar sillones, ni madres” digo yo mientras salgo al balcón (pedazo de pan francés en mano) “¿cuál… ese que está a un lado del contenedor de basura?” pregunto y Miriam asiente y dice “sí” antes de que el encendedor ilumine su rostro al aspirar del hitter que acaba de rellenar Marcia, “pues si ignoramos el muy probable olor a orines y las pulgas y pelos de gato que debe tener, ha de estar con madre” digo tratando de imprimir un tono de sarcasmo que debió ser en absoluto endeble porque Marcia agrega “sí, ya sé, lavándolo estaría con madre, ¿verdad?”.

Estoy sentado terminando mi pasta cuando estiro el brazo buscando las revistas porno, porque ya le perdí el hilo al programa y no me apetece seguir poniéndole atención si no voy a entender nada. “¡Esto no es pornografía!”, digo cuando me topo con la foto, pretenciosa, en blanco y negro de una ciudad que no reconozco y un payaso con un paraguas que mira fijamente a la cámara, “Ah, nos las llevamos a la cocina” me dice Marcía, “¿Por qué?” pregunto yo, y Miriam se encoge de hombros e inunda el cuarto con humo; luego, en un silencio, hago un esfuerzo por seguir la trama en la tv y me pongo a pensar en aquel sillón y en que, si lo lavo bien, igual no se vería del todo mal en mi sala, y en que lo difícil sería cargarlo, que igual y le puedo llamar a un amigo para que venga con su camioneta, pero veo el reloj y ya son las tres de la mañana, lo pienso muy seriamente, el esperar no es opción, la basura pasa muy temprano, además este edificio está rodeado de muchos otros que con seguridad también tienen varios pares de ojos vacilando en si bajar por el sillón o no… aunque tal vez Miriam se moleste porque ella lo vio primero. Yo pienso que aquí a dos cuadres siempre duermen un montón de vagabundos que probablemente me ayudarían a cargar el sillón a cambio de unas cuantas monedas, incluso si consigo los vagabundos suficientes yo no tendría que hacer ningún esfuerzo, lo malo es que mi casa no está tan cerca, aunque claro que yo les podría decir que sí está… y en eso ando cuando Marcia se para delante de mí, me pone las revistas en la mesita donde tengo el espagueti, y me da un tenedor y un beso en la frente. “Gracias” le digo yo algo asombrado, y algo apenado también de que se haya tomado la molestia, de la iniciativa, y de sus buenas maneras. Luego se echa en el sillón/ hitter/ ojos a media asta. “Esas son amigas y no chingaderas” le digo yo y la veo sonreír, “la buena es la de en medio” me dice cuando acababa yo de mostrar un gesto extraño al abrir la primera revista y ver hentai, entonces sigo sus instrucciones y “qué buenas tetas” le digo, “aunque tengo que reconocer que yo siempre he sido un Hombre De Traseros” agrego, “Creo que yo también soy un Hombre De Traseros” comparte Miriam que es bastante flexible con esas cosas. Las horas pasan entre discos de vinil, tocadiscos, televisión en “Mute”, sobras de espagueti, pornografía y pláticas random.

A eso de las cinco de la mañana mi atención se trata de colar por debajo de la falda de Marcia que baila con el ir y venir de las notas de un vinil, y aunque siempre lo he sabido a veces olvido que ella tiene uno de los mejores culos de la universidad, sus nalgas redondas me la ponen dura en menos de un vaivén de sus caderas al ritmo de “Hello, i love you” de The Doors. Pongo la pornografía a un lado y me preparo a levantarme para ver si puedo hacer que nuestras entrepiernas se entiendan y lleguen a un acuerdo con la complicidad de Jim Morrison, pero en eso Miriam, que también es un Hombre De Traseros, se levanta y la empieza a besar sin decir “agua va”, Yo al principio me siento triste de que la noche se me acabe tan rápido, pero cuando ella le saca el vestido y veo sus bragas minúsculas conteniendo aquellos tubérculos enormes de carne que con seguridad enmarcan un culo estrecho que no conozco, me pongo optimista, así que me levanto y empiezo a sobarle las tetas a Marcia una vez que su vestido ha quedado en el piso, luego le beso el cuello y las nalgas y comienzo a buscarle el ojo del culo, pero en eso Miriam me empuja discretamente y me hace una seña de que las deje solas, yo le hago otra seña de que yo también quiero esa cola, y de que si a Marcia no le importa me vale madres que a ella sí, pero ella me lanza una mirada de “es mi depa y te me vas al carajo” así que acepto mi derrota y me largo del lugar sin que Marcia se halla enterado de nada.

Camino por la calle, transitando una noche de luna llena. El frescor de la madrugada ya habita mis huesos. El último departamento ya está vacío de hilos de humo y ahora estoy seguro que se estará llenando con manos, fluidos, arañazos, palabras, gemidos, con el ir y venir de unas nalgas espectaculares.

Todas las jornadas han terminado, pero algunas están por empezar; me ajusto el abrigo y camino un par de colonias oscuras, “oye amigo, tendrás unas monedas” me dice una voz ronca a mis espaldas.

Así que ahora avanzo por en medio de una calle, en la madrugada de un domingo sin habitantes y con un séquito de vagabundos, que traen a cuesta un sillón que los hará ganarse un par de monedas, que les significarán unos tacos a los que menos y unos botecitos de alcohol a los que más, “¡oye, amigo! ¿Cuánto falta para llegar?¿no estará muy lejos, eh?” me pregunta uno de los que más, “no, hombre, si está aquí a tiro de piedra” le suelto, y camino.

Fuente:
Spoiler:
 

______________________________
¿Qué fuegos arden en mi corazón y me fuerzan a enfrentarme
a los peligros que me aguardan al final de este trágico viaje?
He caminado por las sendas que conducen al infierno,
he desafiado a todo salvo al destino.
He luchado y he sangrado y he continuado únicamente
para llegar hasta la puerta final.
Y ahora se alza frente a mí la tarea que me aguarda,
esta terrible empresa inacabada.
No flaquearé en mi lucha contra los tres hasta que la batalla esté ganada.
¿Qué temor o herida podría silenciar este último grito de desafío,
cuando me enfrento a la sombra bajo un cielo en llamas que parece no tener fin?
Volver arriba Ir abajo
 
CONTENEDORES
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Contenedores
» Tonka Mites
» Contenedor de reciclaje Bueno bonito y barato ajaja
» saviem con contenedores
» Pandorax Box

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Blorch Hogar de la gente rata asesina :: General :: Offtopic-
Cambiar a: